Sin Línea

0
58

 

*AMLO, Hacia el Autoritarismo?
*Morena y sus Comités de Lucha
*Mazatlán, Reactivación Económica

AMLO, HACUA EL AUTORITARISMO?
Hasta el momento en Morena, en la 4T y el Gobierno de México nada más hemos visto la voluntad de un personaje para bien o para mal, la de Andrés Manuel López Obrador, quien sin venir al caso en muchos temas de la vida del país confronta a los mexicanos y divide a los grupos, como a los empresarios que de un lado tiene a Carlos Slim, Alejandro Salinas Pliego, a los Larrea y a los Sada, y en el frente contrario a los agremiados en la Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial.

Ha sido el propio Presidente de la República quien sigue crispando a la sociedad, azuzando a los chairos contra los “fifis” que no están con él; ha sido López Obrador el que a más de año y medio de gobierno todo lo malo que sucede en su administración es culpa del pasado, de la corrupción y el neoliberalismo.

López mantiene al país dividido entre buenos y malos y habla, en consecuencia, que los enemigos quieren darle “golpe de Estado”; lo dijo hace poco más de seis meses cuando esa palabra no estaba en el radar de nadie, ni siquiera en sus acérrimos críticos.

El Senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador de los legisladores del grupo parlamentario de Morena, presidente del Senado y señalado como uno de los políticos más cercanos al Presidente y hasta “aspirante presidencial”, siempre ha visto ese encono entre los mexicanos desde la llegada del Presidente de la República al poder; es cierto, con una legitimidad incuestionable como pocas elecciones se han visto en décadas, pero ahora también el senador empieza a levantar la voz para advertirle a su propio Presidente la peligrosidad de esa desunión nacional.

Ricardo Monreal, ex priista hasta antes de llegar a la gubernatura de Zacatecas, dijo hace un par de días, vía twitter, que existe hoy en el país un nivel de confrontación tal entre las fuerzas políticas y sociales que podrían derivar en quizá “hasta la violencia”.

Pidió serenidad, prudencia y tolerancia entre las partes. Pero en especial se dirigía a los militantes de Morena, a quienes exigía “no pensar en la aniquilación del contrario, abandonar la intención del todo o nada”.

En otras palabras, lo que el propio Presidente de la República ha pregonado con sus acciones: “O estás conmigo o contra mí”.

De regreso con Monreal, el senador dijo en su mensaje: “Hemos vivido momentos de crispación social y política provocados por la existencia de un proyecto de nación distinto, el encabezado por Andrés Manuel López Obrador”, que no es aceptado ni tolerado por sus contrarios. Se trata de un cambio de régimen. Nunca nos fue dicho lo contrario. Inclusive, en todos los mítines, en todas las plazas, se repetía que la transformación, que el cambio, sería radical. Que se terminaría con los privilegios. Que se combatiría a fondo la corrupción. Que el quehacer político se modificaría, y que la mediocridad y la fanfarronería de los políticos quedaría en el baúl de los recuerdos. Que la austeridad sería política de estado…”, recordó.

Aplicar este cambio de régimen ha provocado una rebelión de capitales, otra -justa o injusta- de gobernadores, de partidos políticos y sus dirigencias, y la rebelión de quienes se les ha suprimido el caudal de privilegios que tenían casi de manera permanente e ilegal.

Monreal plantea un escenario de confrontación y de lucha de la existencia de una sociedad polarizada. De la necesidad de presentar una respuesta organizada y unida desde Morena.

MORENA Y COMITÉS DE LUCHA
Ayer en este espacio, al hablar de las elecciones que vienen en el 2021, se comentó la posibilidad que el Presidente de la República pierda el apoyo de una mayoría de diputados en el Congreso de la Unión lo que restaría fuerza política a su gobierno para eventualmente no aprobar algunas de sus iniciativas de ley por lo que restaría de los otros tres años de su sexenio.
Con lo anterior y paralelo a las preocupaciones del senador Monreal Ávila,  apareció en la página 11 del diario La Jornada, de la ciudad de México, un desplegado con 120 mil firmas de militantes de diversos grupos de izquierda que denuncia un “supuesto intento de desestabilización golpista de conservadores y la derecha traidora mexicana”.
Aunque no lo dicen por supuesto en ese documento público, “la estrategia de lucha” para apoyar al Presidente de la República y al proyecto político de la 4T es la formación de Comités de Lucha o de Defensa al viejo estilo de la formación de grupos de los ochentas en Venezuela y Nicaragua y más atrás en Cuba que dio origen a movimientos subversivos y de las tácticas de las guerrillas.
Los columnistas Raymundo Riva Palacio y Rogelio Hernández, en sus últimos escritos para diarios nacionales, coinciden en que “lo que buscan con esos comités es enfrentar a las derechas políticas del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, a parte de la oligarquía que integra un buen segmento del empresariado, a las mafias incrustadas en los aparatos del Estado y cacicazgos regionales, y a grupos de comunicadores, intelectuales y académicos liberares, que han hecho todo lo posible por desacreditar la política e imagen del gobierno para desbarrancarlo por medio de la campaña sucia y la conspiración”.
Dentro de Morena, el coordinador Nacional por la Unidad de las Izquierdas, responsable del citado desplegado en La Jornada, José Antonio Rueda Márquez, viejo comunista del PRD, ya formó 300 Comités de Defensa de la 4T y esperan construir alrededor de 3 mil antes de 2021.

El documento, que apoyan esos 120 mil firmantes, refleja el pensamiento de López Obrador, y retoma sus tesis de conspiración e intentos golpistas.

MAZATLÁN, LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA
Aunque ya muchos comercios al bajar la flexibilidad de las autoridades municipales y el levantamiento de la “ley seca” de parte del gobierno del estado, han reabierto, se espera que a partir de la próxima semana empiecen los movimientos más fondo en los restaurantes y sobre todo en la hotelería, para abrir a más tardar el 8 de junio e iniciar con fuerza la reactivación económica del puerto de Mazatlán.
En estos días y siguiendo las indicaciones federales, todos los gobiernos estatales y municipales tienen los protocolos (a través de los semáforos) de lo que se debe y no hacer; seguir en las medidas preventivas contra el contagio del COVID-19 con las acciones sobre la sana distancia, el gel anti bacterial, el lavado de manos, la no concentración de grande grupos de personas en eventos sociales, la toma de temperaturas de las personas al ingresar a centros de acopio de víveres, entre otras medidas.
Sin duda, que con la reapertura de los hoteles, también habrán de quitarse las restricciones de ingreso y uso de las playas para disfrute del turismo.
El gobierno federal ha dicho que la apertura de los sectores de producción será de manera gradual y paulatina, mientras que los estudiantes se quedarán en sus casas, por suerte, y a prepararse para lo que viene en los próximos meses.
La normalidad antes de la pandemia no será igual en los meses venideros y la reactivación económica tendrá su natural lentitud porque muchos negocios, comercios y empresa no abrirán por la quiebra y la falta de capital económico.
Se anticipan tiempos difíciles para Mazatlán, Sinaloa y el país, aunque con el regreso a la “normalidad” hay la esperanza que el futuro inmediato no sea tan crudo para quienes se han quedado sin empleo y sin empresas.