Sin Línea

0
58

*¡Se Paraliza México!
*El Covid-19 en Sinaloa
*Tiempos Difíciles…¡Ánimo!

¡SE PARALIZA MÉXICO!
Ante las nuevas medidas nacionales y estatales en Sinaloa contra el COVID 19 no es un asunto de pánico, es un problema de salud y de conciencia para que la tragedia no se desborde con una mayor mortandad, aunque México se paralice por un mes en principales actividades de la producción.
Por suerte, las empresas de la alimentación y la venta de productos sobre todo de la canasta básica no habrán de cerrar por ninguna razón. Esto, sin duda, que sería terrible porque no tendríamos que comer y el pillaje y la anarquía caería sobre la nación y no miles, sino millones de personas saldrían a las calles a robar.
No se trata de una película de terror de la peor ciencia ficción de cuando el destino nos alcanza, sino de una cruda realidad que no la vimos llegar aunque existan filmes de cuando el mundo se acaba y hay que volver a empezar; no es el caso, esto es temporal y en México otro mes se va rápido y esperamos, después, darle la vuelta a este virus mundial.
No hay país que se salve y por eso, todos: naciones y conglomerados sociales debemos atender y entender la seriedad de la tragedia mundial que golpea a naciones ricas y pobres por igual, aunque a unas más y otras menos.
México en pocas semanas es otro y más lo será de no hacer caso a las autoridades médicas de lo que se nos dice y hoy, sin que sea un consuelo, los muertos y los contagiados son menos que en otros países.

EL COVID-19 EN SINALOA
El reporte de las últimas horas alcanza casi los 30 muertos y más de mil 200 personas contagiadas. En Sinaloa aún as cifras continúan bajas a comparación a otros estados.
En Mazatlán no hay muertes, pero la ciudad está paralizada y el alcalde porteño, Luis Guillermo Benítez Torres, no ha tenido agenda pública en los últimos días, aunque está mañana salió de sus oficinas para hacer una breve visita a Playa Gaviotas, pero más para la “foto” de que llevó un operativo sobre medidas que se aplican en estas áreas turísticas, sobre todo ante la llegada en siete días de la Semana Santa.
La “buena” noticia es que para esas fechas las playas de Mazatlán estarán abiertas al público y la “mala” es que los hoteles permanecerán cerrados y así, tendremos hermosas playas, pero… sin turistas lo que anticipa un fracaso económico para la ciudad y puerto como no se había visto en muchas décadas.
Mientras, la ciudad de México cerró más de 330 plazas comerciales y todos los parques nacionales; aquí, en Sinaloa, el gobernador Quirino Ordaz pidió cerrar todos los hoteles de los 18 municipios y con ello la posibilidad en Mazatlán de alguna derrama económica por Semana Santa, pero es más importante la vida de los mexicanos y sinaloenses y dejar, por un mes, la reactivación económica de muchos centros de consumo, salvo los que tienen que ver con la alimentación.
En ese marco, la Presidencia de la República anuncia para el domingo próximo un mensaje en cadena nacional donde el Primer Mandatario dará a conocer un gran Acuerdo Nacional en lo Económico para aliviar al país de la tragedia en todos los niveles del tejido social y económico.
López Obrador debe dar rumbo hacia dónde caminar todos los mexicanos en la unidad para que el país no termine en el fondo del barranco del que no pueda salir. Son tiempos de la unidad y la solidaridad que sin etiquetas, colores, religiones y partidos nos demos la mano y salir adelante para reconstruir lo que hoy parece desmoronar. Con sinceridad y respeto a los que ya sufren, decimos: ¡Vamos México!

TIEMPOS DIFÍCILES…¡¡ÁNIMO!!
No es un tema de catastrofismo, pero hoy vivimos tiempos difíciles, pero si no actuamos con responsabilidad el mañana puede ser peor y empezamos con el confinamiento o el aislamiento obligado, mientras a fuerza dejamos los trabajos que a muchos les da de comer.
Tenemos las redes sociales y el Internet para estar informados y a la vez desinformados con tantas mentiras y rumores que también circulan, pero tratemos de ser optimistas y veamos el aislamiento como un fenómeno nuevo en los tiempos actuales que funcionará como termómetro para medir las relaciones humanas entre familias, parejas, amigos y constatar cómo han cambiado las cosas desde el ingreso de los medios de comunicación masivos, incluidas las redes.

Será un catalizador para observar el comportamiento de cada uno y las variaciones que se van dando con el transcurrir de los días o semanas, según el rumbo que vaya siguiendo el virus en México.

Hasta ahora las benditas redes sociales han servido para mostrar el grado de desunión existente en México, donde los grupos en pugna se casan cada uno con sus ideas e ideales, sin ceder un ápice de terreno.

Antes de la pandemia se vivían tiempos inéditos en México, para bien o para mal, pero lo cierto es que después ya nada será igual y sin espantarnos veremos también cosas insólitas provocadas por el obligado encierro o “cuarentena”. Así que al mal tiempo, pongamos el… ¡mejor de los ánimos!