Sin línea

0
84

*Sin Reforma de estado, no hay cambios
*Y hasta juró no engañar
*Un alcalde mal informado

SIN REFORMA DE ESTADO, NO HAY CAMBIOS
No es una obsesión ir en contra de Morena o de lo que haga a nivel nacional el Presidente de la República, porque nadie quiere que le vaya mal a López Obrador porque entonces le irá peor a México como país, pero lo que veo en este año de gobierno es pragmatismo político y de que las cosas no son diferentes a los ejercicios de los sexenios de los presidentes priistas o panistas.
Me parece que está muy, pero muy sobrado y por eso lo de “mesianismo” de López el querer compararse con Hidalgo en la Independencia, con Juárez en la Reforma y con Madero en la Revolución, para ir sin rumbo claro y sin tropa a la IV República.
Dice el viejo refrán: “Los políticos en México comen sopa del mismo plato”. Y en un intercambio de opiniones con mi amigo Gregorio Ortega, respetado analista y politólogo en la Ciudad de México, me dice:
“Lo entiendo de la siguiente manera: los administradores públicos pervirtieron tanto a las instituciones a su cargo, que en lugar de ellos representarlas y modelar su carácter y actitudes de acuerdo a los rasgos republicanos que les dieron vida, son las instituciones las que se travistieron y adoptaron los rasgos humanos de quienes las administran, en idéntica manera a como las mascotas domésticas se parecen a sus dueños”.
Si el análisis es correcto, dar a México un destino optimista pasa por la Reforma del Estado, por una modificación profunda del modelo de gobierno, para imponer, en consenso, diferentes reglas del juego, acordes con la necesidad de sustituir al proyecto de la Revolución que heredó el PRI e ir más allá del neoliberalismo y de la redistribución del ingreso, pues si se deja de crear riqueza, lo único a compartir serán las miserias y la extrema pobreza que ya agobia a millones de mexicanos.
Sustentar el cambio de régimen únicamente en el combate a la corrupción y la impunidad, deja sin sustento ideológico y político la refundación de la República y a la 4T, porque si no se tienen los elementos legales para encerrar a las cabezas del saqueo y la corrupción en México, entonces acabará por minarse la confianza en el Poder Judicial de la Federación.
La única ex funcionaria en desgracia del gobierno de Peña Nieto es Rosario Robles y parece que tiene más tintes políticos que otra cosa, incluso “perseguida” política desde los tiempos en que fue Jefa de Gobierno de la Ciudad de México y líder nacional del PRD.

Y hasta juró no engañar
Aquí en Mazatlán se habló hasta el cansancio a principios de este gobierno local de la corrupción y cero impunidad para el pasado y nadie, nadie, está en la cárcel que es la medida lógica para creer en que si están cambiando las cosas y que no se va a permitir más corrupción y el que “la haga”, que pague, pero estamos viendo en el puerto que todo sigue igual.
El Ayuntamiento cambió de nombre y ahora son los “morenos” los que mandan, que no es lo mismo que gobernar, porque con tantos cambios en la administración se observa un Ayuntamiento inestable con un alcalde que juró ante la Constitución no engañar y no mentir, pero mantiene una larga lista de amigos y parentela en la nómina municipal y de eso tiene las pruebas la Síndico Procuradora que se ha convertido en la piedra del zapato gubernamental.
También está latente la corrupción en Cultura en donde dos ex directores, que se fueron en menos de diez meses de gobierno, acusaron en sus renuncias el saqueo o mal uso de recursos públicos. La Síndico Procuradora dijo que hasta “aviadores” cobran en esa dependencia, lo cual es obtener dinero de manera ilícita.
Otras dependencias están bajo la lupa de la “fiscal de hierro” (Elsa Bojórquez), entre ellas Oficialía Mayor, Planeación y Desarrollo Económico, sin dejar de lado las paramunicipales como el Acuario y la Jumapam. Son tiempos de que alguien haga algo, porque las cosas se pueden ir por los albañales.

UN ALCALDE MAL INFORMADO
Así es como le declaró el director de Obras Públicas del Estado, Osvaldo López Ángulo, luego de que el pasado fin de semana el presidente municipal, Luis Guillermo Benítez Torres informará que el Estado tiene que solicitar permisos para llevar a cabo obras.
“El alcalde está “mal informado” y a uno de los municipios que mejor le ha ido en este gobierno es a Mazatlán, en donde se han invertido 4 mil 665 millones de pesos y de 246 obras en lo que va de la administración del gobernador Quirino Ordaz Coppel, se han entregado un total de 223, para un 93 por ciento de trabajos terminados”.
El funcionario estatal dijo que ninguna de las obras públicas a que se refiere el químico es competencia del Gobierno del Estado y en el caso de la rehabilitación del Malecón para el Tianguis Turístico, lo único que correspondió al estado fue el concreto hidráulico de rodamiento para el tráfico de vehículos y lo de las palmeras es asunto del municipio de Mazatlán.
Más claro ni el agua, así que nuestro alcalde debe de ponerse las pilas para que empiece a trabajar en la reparación de las fallas que presentan algunas calles y avenidas del puerto, porque la mayoría están para llorar.
Al cabo presume tanto de que tiene varios millones guardados, pues que los utilice en la continuación de las obras y mejorías que tanto le hace falta a Mazatlán.