Sin Línea

0
126

*El caso es mandar
*Alcalde le corrió al debate
*Lo cortés no quita lo Guillermo

EL CASO ES MANDAR
El caso es mandar, sin importar las consecuencias. Andrés Manuel López Obrador encabeza una presidencia imperial en donde nadie le discute nada; los Secretarios de Estado no le refutan los equívocos o las malas estrategias y proyectos del Primer Mandatario…!Haaa pobre de ellos¡ Ya vieron como mejor el Secretario de Hacienda, Carlos Ursúa, se fue; y antes Germán Martínez, renunció al IMSS.
Las mejores decisiones no necesariamente vienen del Presidente de la República; es un solo hombre, una sola cabeza pensante, pero no lo tiene ni lo es todo, para eso están los Secretarios para que le ayuden a gobernar, aunque ya lo dijo el Senador Ricardo Monreal en su visita a Mazatlán: “Se están quedando chiquitos”.
Hasta hoy, parece que nadie le puede decir que no al presidente López Obrador por los riesgos que eso implica: la renuncia o el ostracismo, lejos del círculo presidencial. Mi amigo y periodista Gregorio Ortega me manda una reflexión y dice:
“Preguntémonos con franqueza, ¿qué sería del presidente de todos los mexicanos sin la mafia del poder, sin los fifís, sin los empresarios voraces? Su interlocución con el México bueno y sabio resultaría imposible”.

ALCALDE LE CORRIO AL DEBATE
El Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, asesorado por el Secretario del Ayuntamiento, “Pepe Chuy” Flores Segura, ataca y contrataca a la Síndico Procuradora, Elsa Bójorquez Mascareño, con “chicanadas” y aparentemente yendo adelante en algunos temas y expedientes que se investigan, pero que al final refleja la complicidad y la copta del contralor interno, Rafael Padilla, a través de tenerlo y mantenerlo vía la nómina municipal para frenar los embates legales en su papel de la “fiscal de hierro” de los asuntos de gobierno de la maestra universitaria.
Este mediodía no fue la excepción y también en sesión de Cabildo, que ya son varias en donde se “deschongan” los funcionarios de primer nivel, porque los regidores, como siempre, nada más están para levantar el dedo a la orden del primer edil.
Resulta que Bojórquez Mascareño denunció, una vez más, que no hay claridad en la entrega de expedientes e información alguna de parte del Contralor Interno, Rafael Padilla, pero en su mensaje dejó flotando los fantasmas de la corrupción y la impunidad en el gobierno porteño. Tomó como ejemplo, la Jumapam, que no le entregó información ni se dejó hacer una auditoría porque ya estaba haciéndola, precisamente y extrañamente, Rafael Padilla.
Eso motivó, entre otras razones que se vienen arrastrando, a decir la síndico procuradora que en este “gobierno no se están haciendo bien las cosas”.
La participación de la funcionaria de primer nivel la hizo dentro de la agenda de asuntos generales y hacia el final de la sesión, de tal manera que el alcalde Benítez Torres para evitar las preguntas “incómodas” de los periodistas” dio por terminada de la sesión y de inmediato, corriendo, se metió a su oficina y dejó la víbora chillando para que “Pepe Chuy” Flores Segura le hiciera el quite con los “fifís” de la prensa.
“Pepe Chuy” respondió a preguntas concretas que no hay corrupción ni impunidad en este gobierno marismeño, y aprovechó, como otras ocasiones, para desacreditar a la maestra universitaria de proferir expresiones “unilaterales, al vapor…es puro bla,bla,bla,bla, sin actuaciones de fondo”.

LO CORTÉS NO QUITA LO GUILLERMO
Diría uno de mis cómicos preferidos, el Polivoz: “Te odio “con odio jarocho”. Al menos así parece decirle con las miradas y las actitudes el alcalde porteño a la Síndico Procuradora.
Y es que esta mañana la Síndico fue la primera en sentarse en las sillas exprofeso de Cabildo Municipal, todavía no llegaban algunos regidores, y para su mala suerte (o buena suerte?), arribó el alcalde, sin su inseparable escudero: el abogado Flores Segura y sentó en su curul de primer edil.
Estaban los dos (Elsa y Luis Guillermo), para la foto, pero como México-EU, como vecinos distantes.
De pronto se paró el alcalde y pasó por enfrente de la síndico procuradora sin saludarla a pesar de ser militantes del mismo partido, de ser funcionarios del mismo gobierno, de alcalde a síndica; o saludarla por educación, de caballero a dama o ya de perdis de hombre a mujer.
El alcalde pasó cuatro veces junto a la síndico sin siquiera el “buenas tardes”, pero sí para saludar hasta las regidoras de oposición para darles su besito en la mejilla y su abrazo. ¡Vaya con nuestro alcalde! Y alguien exclamó: “No cabe duda que lo cortés no quita lo Guillermo”.