SE PRONUNCIA EL PAS POR ANALIZAR EN PROFUNDIDAD PROPUESTA SOBRE MATRIMONIOS ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

0
60
unnamed (3).jpg

* Para el Partido Sinaloense la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, pero es importante reconocer que su concepto ha cambiado en los lustros recientes.

* La postura del PAS es muy clara: defensa de los Derechos Humanos;  de las libertades, facultades, instituciones o reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos que incluyen a toda persona, por el simple hecho de su condición humana, para la garantía de una vida digna, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, o de cualquier otra índole; origen nacional, o social, posición económica, nacimiento, o cualquier otra condición y respetando los preceptos jurídicos que rigen nuestra Constitución Política de la República Mexicana.

DISCURSO DEL DIPUTADO ROBESPIERRE LIZARRAGA OTERO, DEL PARTIDO SINALOENSE, EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE SINALOA. 7 DE OCTUBRE DE 2014. CULIACÁN, SINALOA.- El Pasado 03 de septiembre, nuestra compañera, Diputada, Sandra Yudith Lara Díaz, del grupo parlamentario del PRI, presentó ante este Congreso del Estado, una iniciativa de proyecto de reforma al Código Familiar del Estado de Sinaloa,  al artículo 40, primer párrafo y al artículo 165, que se refiere al Matrimonio entre dos personas con el objeto de realizar vida en común, con igualdad de derechos, deberes y obligaciones; y, el concubinato es la unión de dos personas, como pareja.

Para el Partido Sinaloense, es importante señalar que, la familia es el núcleo fundamental sobre el cual tiene los cimientos toda sociedad, pero también, es importante reconocer que su organización ha sufrido variaciones en las últimas décadas, múltiples factores han intervenido en los cambios del núcleo familiar.

La postura del Partido Sinaloense es  la defensa de los Derechos Humanos;  de aquellas libertades, facultades, instituciones o reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos que incluyen a toda persona, por el simple hecho de su condición humana, para la garantía de una vida digna, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición y respetando los preceptos jurídicos que rigen nuestra Constitución Política de la República Mexicana

Por lo tanto defendemos el Programa Nacional para la Igualdad y No Discriminación que el gobierno federal, que encabeza el Presidente de la República aprobó, el pasado 28 de abril. Este programa impulsa la igualdad efectiva, propicia un cambio cultural a favor de la igualdad y favorece la no discriminación en la actuación de las dependencias, protegiendo a la población de actos discriminatorios.

Respecto a la postura de las reforma al Código Familiar del Estado de Sinaloa, consideramos que:

·         la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió, a través de su Primera Sala, la Tesis: 1ª CCLX/2014, publicada en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, en su Libro 8, Tomo I de julio de 2014, en la cual se señala lo siguiente:

MATRIMONIO ENTRE DOS PERSONAS DEL MISMO SEXO. NO EXISTE RAZÓN DE ÍDOLE CONSTITUCIONAL PARA NO RECONOCERLO.

·         La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en revisión  del amparo 263/2014, interpuesto por tres personas, determinó el 24 de septiembre de 2014, que los artículos 40 y 165  del Código Familiar del Estado de Sinaloa son inconstitucionalesdebido a que excluyen a las parejas conformadas por personas del mismo sexo.

 

De esta manera, determinó que  el reconocimiento público del matrimonio y del concubinato entre personas del mismo sexo, así como la inconstitucionalidad en la enunciación en caso de no preverlo expresamente, sitúa a la dignidad del ser humano más allá de los meros efectos restitutivos y articula un entendimiento de dignidad que es fundamentalmente transformativo y sustantivo.

 

Además, consideraron, la SCJN, que las normas impugnadas son en sí mismas discriminatorias, al limitar el matrimonio y el concubinato a parejas heterosexuales y son contrarias al artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Cabe destacar que, los efectos del amparo concedido vinculan a todas las autoridades del Estado de Sinaloa a tomar en consideración la inconstitucionalidad de los mensajes transmitidos por los preceptos impugnados, por lo cual no podrán utilizarlos como base para negar a los quejosos beneficios o establecer cargas relacionadas con la regulación del matrimonio y/o del concubinato.

 

El grupo Parlamentario del Partido Sinaloense reconoce que este es un ordenamiento jurídico de la SCJN, que el Congreso de Sinaloa estamos obligados a cumplir con las modificaciones al Código Familiar del Estado de Sinaloa en sus artículos 40 y 165, respectivamente.

 

En fechas recientes ha habido expresiones de diferentes sectores de la sociedad, a favor y en contra, todas muy respetables, hacemos un llamado, desde esta tribuna, no caer en expresiones discriminatorias y agresivas que puedan generar brotes de violencia entre la sociedad.

Es importante señalar una frase del el papa Francisco en el año 2013: “Yo no juzgo a las personas homosexuales, quienes no deben ser marginadas de la sociedad. Si una persona es gay… Y busca a Dios… Y tiene buena voluntad… ¿Quién soy yo para juzgarla?”.

Es por ello que la Fracción Parlamentaria del Partido Sinaloense propone a esta Diputación Permanente los siguientes puntos:

1.- Establecer un programa de socialización de estas medidas jurídicas ordenadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

2.- Hacer un llamado a la sociedad para que se conduzca con respeto y defienda el derecho que tiene todo ciudadano sinaloense a opinar diferente.

3.- A disponernos a analizar la iniciativa presentada por nuestra amiga diputada Sandra Yudith Lara. Hacerlo con la madurez y tranquilidad, necesaria para resolver lo conducente.

Al final de cuentas somos representantes populares, y por ello en buena medida nuestra voz y decisión representa a la sociedad sinaloense. Lo bueno es que somos un Estado laico.