SE INUNDAN LOS JABALINES

0
52
FN4A5181.JPG

Ahora no fue el arroyo de ese nombre, sino la Laguna del Camarón, la que inundó al Bosque y al zoológico

Ahora no hubo inundación causada por el arroyo de Jabalines. Fueron los jabalines los que padecieron la inundación, causada esta vez por la Laguna del Camarón, que se extendió por una parte del Bosque de la Ciudad, luego de dos días de lluvias más intensas de lo común.

Durante el recorrido de Sinaloa enlinea por la zona inundada, se pudo apreciar a los ejemplares de jabalí que se arrinconaban contra la parte menos inundada de su jaula, mientras los tigrillos, el gato montés o el coyote ya estaban casi confortablemente secos, luego de haber pasado por una situación similar.

Ocupados en vigilar las colonias populares, los funcionarios del municipio no se percataron de que había víctimas de las intensas lluvias registradas durante los últimos dos días, sólo que ninguno de ellos podía marcar al 066, teléfono de emergencias que lo mismo sirve para denunciar un delito que para buscar auxilio en caso de desastre.

En alguna ocasión no muy lejana, el mismísimo alcalde Alejandro Higuera descartó la posibilidad de que la Laguna del Camarón volviese a estrangular la circulación de vehículos sobre la avenida Insurgentes. –Ya le hicimos una salida grande a la Laguna del Camarón por enfrente de la Universidad de Occidente, con  lo que tiene lo necesario para un rápido desfogue, dijo el muncícipe durante una plática fuera de entrevista.

Sin embargo, los animales del zoológico regional pueden dar testimonio de que el asunto no fue así.

Por eso desde temprana hora los operarios de Obras Públicas pusieron a trabajar tres bombas hidráulicas, que ayudaran a reducir los niveles del agua. Algunos animales se vieron rápidamente beneficiados, pero no los jabalines, que primero anduvieron, no sin cierta desesperación, con el agua por encima del pecho, aunque un poco más adelante tuvieron una orilla menos hundida, y en ella se refugiaron.

El pequeño malecón que delimita los terrenos del bosque de la ciudad y la zona de la laguna quedó bajo las aguas y una parte importante de la nueva sección del bosque presentó un extenso espejo de agua.

Obras Públicas instaló –y hasta compró- dos bombas adicionales para contrarrestar el ritmo con que la marea amenazaba con devolver el agua a sus niveles más altos.

Aunque se trata de una instalación cerrada al público, se cree que la Subestación Eléctrica construida en terrenos de la lagua pasó el crecimiento de la laguna sin problemas, toda vez que en derredor se construyó una gruesa barda, y en el piso una espesa loza de concreto.

Los habitantes del zoológico no tuvieron tanta suerte.