Se Acabaron las Cuotas de Plazas de Maestros, Hoy son Concursos de Oposición

0
37
FN4A9259.jpg

*No hubo ausentismo en primer día de clases

*Todos se preparan para Día del Niño

El sindicato no hace propuesta para plazas de maestros, hoy es por concursos de oposición, dice el profesor Toribio Colado, coordinador de los Servicios Educativos de SEPYC Zona Sur del estado, quien apunta que no hubo ausentismo ni de alumnos ni de maestros en el primer día de clases, después de Semana Santa.

Dijo que, por el contrario, los niños estaban ansiosos por regresar a sus clases, ya que en esta semana se festeja en las escuelas el Día del Niño, y hay un programa musical y recreativo.

Se trata de un acto de convivencia no solo con el menor, sino también con los papás, y todas las festividade se harán en las instalaciones de las propias escuelas y no en centros privados.

De otra parte, informó que al regreso a clases de los niños sólo en una escuela, hasta el momento, se ha tenido un reporte de vandalismo y ello fue en la colonia Villa Florida. Dijo que en esa escuela en las últimas lluvias se cayó la barda y quedó muy expuesta a que personas ajenas pretendan cometer alguna irragularidad.

Cuestionado sobre el hecho de que los niños regresan de vacaciones de Semana Santa y el miércoles de este semana se vuelven a ir por el “puente” del primero y 5 de mayo, a lo cual el funcionario educativo dijo que no son “días de asueto discrecionales, sino que vienen marcados dentro del calendario escolar como suspensión de clases”.

En otras preguntas y sobre la reforma educativa puesta en marcha, dijo que se aplican las primeras disposiciones de esos cambios en la ley con la convocatoria a plazas para maestros.

Sin reconocer si se acabaron las “cuotas de plazas” de maestros para los sindicatos, el profesor Colado apuntó que ahora se llevan a cabo “concursos de oposición, dejando la forma tradicional; no se decirle sobre cuotas, lo que digo es

que cambió el sistema; ya el sindicato no hace propuestas”, sin embargo, en otras esferas de la educación hay una especie de “prelación”; es decir, una especie de “lista en espera”.