SAT Mantiene Casas en Abandono como Refugios de Malvivientes

0
50
FN4A9372-2.jpg

*Algunas son propiedades de cárteles

*La de Gaviotas tiene dos murales, en grafitti

En Mazatlán existen unas 30 residencias, casas y departamentos, ubicados algunos en Fraccionamientos exclusivos, que han sido incautados por la Procuraduría General de la República o embargados por la Secretaría de Hacienda, pero todos puestos en comodato en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), quien a su vez no mantiene personal de vigilancia y esas residencias se han convertido en guaridas de malvivientes, de indigentes o de personas que han hecho de ellas sus moradas pasajeras.

Son los casos palpables y a la vista de muchos, de una que fue residencia sobre la avenida Gaviotas, entre los número 506 y 510, con vista al mar y con la puerta principal totalmente destrozada y en completo abandono de años.

Otro ejemplo, son el conjunto de viviendas de calidad en su momento, al lado de lo que fuera la conocida discoteca Frankie- Ho, incautada a una familia de narcotraficantes y que ahora permanece en completo abandono y también totalmente saqueada y destrozada. Incluso, durante años en el área de estacionamiento permanecieron varios vehículos hoy se aprecia solo chatarra.

En el Fraccionamiento Sábalo Country Club, sobre la avenida del Marlín, hay otros conjunto de tres casas, la más grande –una mansión- al centro, también bajo el comodato del SAT, pero con el mismo destino del abandono total y destrozadas por el tiempo y el robo que personas hicieron hasta de las finas puertas de madera y muebles de cocina y de baños.

En la casa de Gaviotas, a los lados dos grandes torres condominales, parece no importar el deterioro de esa residencia que, incluso contaba con yakuzis. A la entrada están lo que se supone fue el área de sirvientes, con habitaciones bien construidas hace años, y luego un amplio estacionamiento hasta de 20 metros por diez de ancho y al fondo, con vista al mar, la residencia de cuatro recámaras, baño general y un cuarto con yakuzi.

Además, dos amplias recámaras al mar con terraza y grandes ventanales que, en un tiempo, tuvieron vidrios polarizados, que se aprecian rotos en el piso, todo de mármol. Dentro de la casa, pero por un lado se aprecian rampas para meter carros