SANTA FÉ Y LOS ÁNGELES, DOS FRACCIONAMIENTOS EN ABANDONO Y DESOLACIÓN.

0
33
131213 SANTA FE (3).jpg

– En cientos de viviendas se aprecia la depredación de los vándalos.
– Los pocos vecinos viven en el temor.

Rumbo a la salida al sur de nuestra ciudad, al costado derecho, cerca de donde se encuentra el Cecjude se ubica la entrada al fraccionamiento Santa Fé y Los Ángeles.

El primero fue construido hace más de diez años en lo que se consideraba una zona alejada donde muchas familias podrían contar con una vivienda modesta que les sirviera como casa de campo y, familias de escasos recursos, tener al fin una propiedad.

Sin embargo, al paso de los años, la lejanía, la falta de una vigilancia policiaca adecuada ha originado que este asentamiento, compuesto por más de mil casas excesivamente pequeñas se encuentre en una desolación terrible y en la angustia de cientos de familia que, al no tener otra opción, o alternativa tienen que resignarse a vivir ahí.

La entrada al fraccionamiento tiene buen aspecto, sin embargo conforme se interna uno se puede apreciar una gran cantidad de viviendas sin puertas, ventanas, grafiteadas y, en el colmo del vandalismo, despojadas de lavamanos, sanitarios y hasta lavaderos, sin contar aquellas que en su tiempo contaban con tinacos.

El vandalismo ocurre por la falta de vigilancia policiaca, en algunos lugares por falta de iluminación, sin embargo otro factor que incide en este fenómeno es el hecho de que muchas de las propiedades quedan en el abandono momentáneo porque las familias deben de acudir a realizar sus labores cotidianas.

Existen casos en los que algunas personas han tenido que salir por días de la ciudad y al regresar se topan con la desagradable sorpresa.

Tal como le ocurrió a la Guadalupe Patiño, quien hace tres meses se vio en la necesidad de trasladarse al puerto de Altata a cuidar a una hermana enferma dejando sola su propiedad ubicada en la calle San Fernando y al regresar la encontró totalmente desvalijada.

Los escasos vecinos que viven en los alrededores “no vieron nada ni se percataron de nada”, tal vez por el temor a ser victimas posteriormente de una situación similar.

Actualmente, la señora Patiño tiene renta una casa habitación ubicada por la calle San Guillermo del mismo fraccionamiento en tanto realiza un eterno peregrinar ante las autoridades en espera de que se le haga justicia o bien se le de el apoyo requerido para recuperar enseres.

A un costado del fraccionamiento Santa Fe; hasta donde llega el camión de la ruta Centro Colonias, mismo que da servicio hasta las diez de la noche, muchas veces dejándolos a orilla de carretera; se construyó un fraccionamiento denominado Los Ángeles donde predominan las casas de dos plantas con medidas que difícilmente exceden los cinco o seis meros de frente por doce de largo.

Al igual que el anterior, este asentamiento se encentra en el total abandono; todas las casas abandonadas están sin cristales, sin puertas, sin equipamiento con acumulación de basura excesiva.

Son ciudades perdidas dentro de nuestra misma ciudad. Aunque presuman de contar con tiendas de autoservicio, de escuela y parques públicos; se puede apreciar el abandono incluso en la atención mínima a la infraestructura municipal; el canal que atraviesa el asentamiento se encuentra lleno de maleza y las losas que lo cubren, en muchos de los tramos, se encuentran levantadas.

En el boulevard principal, que separa los dos fraccionamientos atraviesan las megatorres de la CFE, a escasos veinte metros de la estación de los camiones urbanos se puede apreciar la formación de una laguna de aguas negras producto de una alcantarilla que desde hace varios días mana sus aguas pestilentes.

Esos son dos de los asentamientos que, todavía no ven la llegada del progreso por más que este sea pregonado. Continúan siendo unas ciudades perdidas.