REESTRUCTURACIÓN A CONAPESCA

0
33
FN4A7414.JPG

Se dará al Comisionado el mando directo de la estructura nacional

Conapesca pondrá en marcha una profunda reestructuración que le permita atender de manera más eficaz al sector pesquero del país, corrigiendo desde malas prácticas administrativas hasta protocolos inadecuados con los que hasta ahora se controla la vida productiva en una actividad tan importante como es la acuacultura.

El oficial mayor de Sagarpa, Marcos Bucio Mújica, dio a conocer que tras la reestructuración, se va a tener una verdadera red nacional que atienda las necesidades de la actividad pesquera y no a estructuras administrativas que si bien están englobadas en la misma secretaría, no tienen gran cosa qué ver con la pesca.

Bucio Mújica explicó que en estos momentos los subdelegados de Pesca en cada estado atienden las indicaciones del delegado de Sagarpa y no las del Comisionado de Pesca, lo que resulta un verdadero contrasentido, y que toda la estructura administrativa estaba en similares condiciones, lo que llevaba a ineficiencias graves.

Los casos jurídicos, explica, se veían a través de la Sagarpa y no de la Conapesca, que es la que está especializada en ese ramo, de modo que la mayor parte de las veces la defensa legal era inadecuada y frecuentemente ineficiente.

Además de la reestructuración administrativa, se dio a conocer un programa de apoyos a los acuacultores afectados por el síndrome de la muerte temprana del camarón. Se trata de noventa millones de pesos que les permitirán repoblar sus granjas y realizar los trabajos técnicos que amainen el riesgo de nuevos brotes de la enfermedad.

Pero sobre todo, indica, se destinarán quince millones de pesos para construir un laboratorio que establezca los parámetros con que se producirán las larvas y los reproductores, de modo que no se tenga ya el peligro de que haya un manejo inadecuado de la materia prima.

Hasta el momento, ante la falta de investigación y reglamentación propia, el manejo de la sanidad en las granjas acuícolas se maneja con protocolos de ganadería, lo que por supuesto no resulta adecuado ni específicamente efectivo para la actividad acuícola.

Por otra parte, el oficial mayor se refirió a los proyectos en agricultura, de entre los que destacó un programa de reaseguramiento que permita salir adelante en casos de desastre sin que el gobierno federal tenga que seguir destinando los ocho mil millones de pesos anuales que ahora destina a las indemnizaciones.

Vamos a duplicar la superficie asegurada en el país y el año próximo pondremos en marcha un programa de aseguramiento del ingreso objetivo, que dé garantías plenas al productor, de modo que esta carga recaiga sobre las aseguradoras y las reaseguradoras internacionales indicó.