RECOMIENDA MÉDICO DEL IMSS USO MODERADO DE AUDÍFONOS PARA PREVENIR PÉRDIDA DE AUDICIÓN

0
33
audifonos.jpg
  • Zumbido en uno o ambos oídos, así como dificultad para entender palabras en conversaciones, síntomas de alarma

El coordinador de Atención y Prevención a la Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),  Delegación Sinaloa, Natividad Salomón Medina Carrillo, recomendó moderar el uso de audífonos, ya que hacerlo con un volumen muy alto puede provocar la pérdida de la audición.

Explicó que los primeros síntomas relacionados con sordera por edad aparecen después de los 50 años. Sin embargo, en personas que escuchan música con volumen alto, el desgaste auditivo comienza alrededor de los 40 años de edad.

Medina Carrillo detalló que el límite del volumen para evitar secuelas en los oídos es de 90 decibeles, pero quienes acostumbrar utilizar los audífonos al máximo de potencia y lo hacen de manera continua por más de una hora, pueden presentar daños en un lapso menor.

La aparición intermitente de un zumbido en uno o ambos oídos, así como la dificultad para entender o identificar palabras en una conversación, son las primeras manifestaciones de pérdida progresiva de la audición, que hacen necesaria la visita al médico, refirió el médico.

Para la detección temprana y oportuna de la sordera, el coordinador médico del IMSS recomendó a la población derechohabiente acudir a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) para ser valorados con aparatos especiales que permitan identificar las frecuencias y la gravedad del daño en el oído.

Las personas que trabajan en empresas de atención a clientes y que utilizan la diadema o audífonos completos, así como los operadores de maquinaria pesada y músicos que están expuestos a altos decibeles de sus instrumentos, corren el riesgo de sufrir sordera si no usan dispositivos que filtren y reduzcan el sonido ambiental.

El ruido, advirtió Medina Carrillo, destruye las células nerviosas encargadas de la audición y el daño es irreversible, lo que hace necesario utilizar prótesis auditivas y medicamentos oxigenantes y vitamínicos que coadyuven a una mejor calidad para escuchar, aunque la función auditiva nunca se va a recuperar al cien por ciento.