Punto de acuerdo CFE cobro excesivo

0
77
Punto de acuerdo CFE.jpg

Con punto de acuerdo, por el que se exhorta a la Comisión Federal de Electricidad para que en el ámbito de sus competencias revise el cobro excesivo de las tarifas por concepto de suministro de Energía Eléctrica en Mazatlán Sinaloa, a cargo del diputado Martín Alonso Heredia Lizárraga, del Grupo Parlamentario del PAN.

El suscrito, Martín Alonso Heredia Lizárraga, diputado federal de la LXII Legislatura e integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 6, numeral 1, fracción I, 62, 65, 76, 79, 82 y 113 del Reglamento de la Cámara de Diputados, someto a la consideración de esta Comisión Permanente la presente proposición con punto de acuerdo de urgente u obvia resolución, al tenor de las siguientes

Consideraciones

En la actualidad el uso de la energía eléctrica representa no sólo una necesidad básica, sino representa el motor de las actividades de millones de mexicanos en las distintas regiones del país, ya sea desde paliar las inclemencias del clima hasta realizar las actividades cotidianas más esenciales.

La generación de energía eléctrica inició en México a fines del siglo XIX. La primera planta generadora que se instaló en el país (1879) estuvo en León, Guanajuato, y era utilizada por la fábrica textil “La Americana”. Casi inmediatamente se extendió esta forma de generar electricidad dentro de la producción minera y, marginalmente, para la iluminación residencial y pública.i

Como todos sabemos, actualmente la Comisión Federal de Electricidad es la encargada de prestar el servicio de suministro de energía eléctrica. Así, para fomentar el desarrollo del país, el gobierno federal creó, el 14 de agosto de 1937, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que tendría por objeto organizar y dirigir un sistema nacional de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, basado en principios técnicos y económicos, sin propósitos de lucro y con la finalidad de obtener con un costo mínimo, el mayor rendimiento posible en beneficio de los intereses generales.

 

No obstante lo anterior, la Comisión Federal de Electricidad ha tenido ciertos desaciertos en la medida en que no emplea los mecanismos de medición, cuerpo técnico y recursos de manera adecuada, con lo que deja de tomar en cuenta la situación económica de los habitantes de las distintas regiones del país, demeritando los fines con los cuales fue creada la citada Comisión.

Es importante señalar que de acuerdo al INEGI del total de los ingresos de los hogares, los seis primeros deciles (60% con menores ingresos) concentran el 26.7%, mientras que el último decil recibe el 36.3% del total de los ingresos. En lo que se refiere al gasto corriente monetario, la

alimentación es el rubro en el cual gastan más los mexicanos, representando el 33.6%; mientras que el gasto en transporte representó el 18.4%; la educación y esparcimiento el 13.5%; y la vivienda y el combustible el 10%.

Bajo este contexto, es importante mencionar que las familias más pobres son las más sensibles ante el pago de la energía eléctrica, se estima que la población con más bajos ingresos, es decir los agrupados en los deciles I, II, y III, participan en cerca de un 12% del gasto total en electricidad, lo que significa aproximadamente el 26% de los hogares que demandaron electricidad en México.

Para ser más específicos, los estratos I, II, y III gastan para el consumo de electricidad el 4.7%; el 3.5%; y el 3.3% respectivamente de su ingreso total. Mientras que los estratos VII, VIII, XI y X asignan solamente el 2.6%, 2.4%, 2.0% y 1.5% de sus ingresos monetarios totales para el consumo de electricidad.

Lo cual nos muestra que en términos porcentuales, las familias que menos ingresos tienen son las que más recursos destinan porcentualmente hablando al pago del servicio de energía eléctrica, lo que representa una gran desigualdad.

En este sentido, en la Ciudad de Mazatlán, Sinaloa, se han dado diversas movilizaciones sociales ante diversos organismos y representantes de la sociedad, entre ellos PROFECO, reclamando que la Comisión Federal de Electricidad ha establecido tarifas de energía eléctrica elevadas y ha realizado cobros exagerados en los recibos de luz eléctrica a miles de personas que habitan en dicha ciudad.ii

La queja ciudadana más profunda es que los empleados de la Comisión Federal de Electricidad ni siquiera acuden a los domicilio y comercios a tomar las lecturas correspondientes, sino que independientemente del consumo real que se haga, los recibos del cobro de luz llegan de manera arbitraria y desfasada de la realidad de los consumos. Este tema no es exclusivo de Sinaloa, sino también de otros estados del país como Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

Habitantes de la ciudad de Mazatlán han advertido que al comparar los recibos del periodo de diciembre de 2013 con los de 2012, se aprecia un aumento en la facturación sin que haya una justificación en la misma acorde al consumo efectuado.

En muchos casos, la paraestatal ha expuesto que en algunos casos se reportó un incremento en el cobro, debido a que retomaron lo facturado del año anterior, porque por diversas causas no pudieron acudir a los domicilios a realizar la lectura de los medidores, lo que contribuyó al aumento en la cifras.iii

Con los razonamientos antes planteados, se demanda urgentemente a la Comisión Federal de Electricidad para que asuma su responsabilidad para revisar las tarifas eléctricas principalmente en la ciudad de Mazatlán, pero también en todo el territorio nacional, donde se ha hecho evidente el reclamo de los usuarios del servicio.

Por lo tanto, la Comisión Federal de Electricidad deberá revisar y en su caso aclarar si se están haciendo las lecturas adecuadas y correctas en los lugares donde hay manifestaciones por los excesivos cobros.

Por lo anteriormente expuesto, someto a su consideración el siguiente:

Punto de Acuerdo

Único. La Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a la Comisión Federal de Electricidad para que a la brevedad y en el ámbito de sus competencias revise el cobro excesivo de las tarifas por concepto de suministro de Energía Eléctrica en Mazatlán, Sinaloa, así mismo tomar en cuenta el factor humedad para aplicar.