POSTALES DE LA CRISIS ENDÉMICA DE CENTROAMÉRICA CON AUTORES INVITADOS

0
52

1.- El caudillismo fue determinante en la atomización política de América Latina. Nació en las guerras de independencia y prosperó en las guerras civiles del siglo XIX. Su influencia fue catastrófica en América Central y en la cuenca del Caribe. En la primera de estas regiones aparecieron cinco países, y después uno más, que no son viables económica y políticamente ni tienen una verdadera identidad nacional. Son seis países que no debieran ser sino uno solo. Los nuevos Estados eran muy débiles, casi fantasmales, mientras que los ejércitos poseían una estructura más sólida. Los militares no tardaron en tomar el poder. Otros factores negativos: la ausencia de tradiciones democráticas y de un pensamiento crítico, así como el peso de las oligarquías, que eran y son extremadamente poderosas y antidemocráticas (El País. Inventar la democracia: América Central y México 1/ y 2. Octavio Paz. 14/07/1985)
2.- (Y quizá por ello) El I’ de julio de 1823, se reunió en Guatemala el congreso, bajo la presidencia del presbítero José Matías Delgado, y declaró que las provincias ahí representadas eran independientes de España, de México y de toda otra nación. El nuevo país tomó el nombre de Provincias Unidas del Centro de América. Al día siguiente, 2 de julio, los diputados se declararon constituidos en Asamblea Nacional Constituyente y proclamaron que en ella residía la soberanía nacional, y pusieron en vigencia temporalmente la Constitución de Cádiz. La Asamblea Nacional Constituyente decretó una bandera y un escudo para el nuevo Estado, y nombró una junta de gobierno provisional de tres miembros (Primer Triunvirato de Centroamérica). En octubre de 1823 fue reemplazada por otro (Segundo Triunvirato de Centroamérica), que gobernó hasta 1825 (Wikipedia)
3.- La República Federal de Centroamérica fue una federación que surgió de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, el 22 de noviembre de 1824, a través de la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824. Su capital fue Ciudad de Guatemala hasta 1834; después fue Sonsonate por un breve período, por último San Salvador, de 1834 a 1839, sin embargo, solo el poder ejecutivo fue el que se trasladó, mientras que los poderes legislativo y judicial mantuvieron su asiento en la Ciudad de Guatemala. La Federación estaba formada por cinco estados: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. En 1838 se formó un sexto estado, Los Altos, con capital en la ciudad de Quetzaltenango, con los territorios del occidente de Guatemala y el territorio del actual Soconusco de Chiapas (México).
4.- (Los autores de la República centro americana eran de raigambre liberal, inclusive su primer presidente Francisco Morazán. Pero el peso de las oligarquías, el ejército y la Iglesia echaron abajo esta utopías que, con sus altibajos, hubiera podido ser la solución la crisis que viven los centroamericanos desde hace, por los menos, siglo y medio, a excepción de Costa Rica). A través de esta triada Nicaragua y honduras abandonan la Federación en 1838, Guatemala en 1839, El Salvador en 1941 y Costa Rica había hecho mutis anteriormente. La utopía se había hecho polvo (Notiamérica. 31/03/2017).
5.- (Y después la deriva. De Ahí que se les haya llamado países bananeros. Así pasarían al siglo XX, nos sin rebeliones siempre sofocadas de campesinos y actores de la clase media. En los tiempos de la Guerra Fría). En esta era no debe olvidarse la influencia particularmente funesta del imperialismo norteamericano. Los gobiernos comparsas de acusaron a los rebeldes de ser comunistas y de estar manejados por ellos. Sin duda había militantes comunistas en las filas de los insurrectos, pero ni estaban dirigidos por ellos ni podían reducirse las causas de la revuelta a una conspiración comunista. En muchos casos, durante esos años, las oligarquías, los militares y Washington, todos a una, señalaron a Moscú como el inspirador de los movimientos de oposición y rebelión. ((El País. Inventar la democracia: América Central y México 1/ y 2. Octavio Paz. 14/07/1985)
6.- Centroamérica es la región del continente más poblada y al mismo tiempo la más pobre, la que tiene más gente sufriendo desnutrición, la más amenazada y vulnerable a los desastres naturales, la más inestable políticamente, la que tiene más armas por habitante y la que expulsa más personas. Sus países han sido conocidos como “repúblicas bananeras”, famosos por sus brutales dictaduras y sus voraces oligarcas. Esta región que en los ochenta fue centro de confrontación de la Guerra Fría, se ha convertido ahora en la más violenta, no sólo del continente, sino del mundo. En un poco más de medio siglo los centroamericanos han sufrido 12 golpes de Estado, una revolución, cuatro guerras, un genocidio, una invasión estadunidense, 18 huracanes y tormentas tropicales y ocho terremotos. A los 320 mil1 muertos por las guerras de los ochenta, se han sumado en los últimos 14 años más de 180 mil homicidios por la delincuencia (Revista Nexos. Joaquín Villalobos. 1/ 2014)
7.- Con la llegada de la paz y la democracia, sus economías han empezado a basarse en la exportación de personas y en la recepción de remesas y esto ha generado más refugiados que los ocasionados por las guerras y los desastres naturales. La exportación de personas es un negocio que en 20 años ha dejado más de 124 mil millones de dólares a los oligarcas que dominan las economías de Guatemala, Honduras y El Salvador. Más de seis millones de nacionales de estos tres países, que representan el 13% de la población de la región, han cruzado por México para llegar a Estados Unidos. En este contexto estalló la crisis humanitaria provocada por la huida de decenas de miles de niños como una señal de que estos países están tocando fondo. Ya no se trata de unos emigrantes que quieren alcanzar un sueño, sino de gente que quiere escapar del infierno en que se han convertido sus países. La desintegración de familias y comunidades ha generado una delincuencia implacable y feroz que domina los barrios pobres, colocando a la gente ante la disyuntiva de huir o morir(Id).
8.- Resultado de estar ubicados en la ruta del narcotráfico, grupos del crimen organizado se apoderaron de porciones de sus territorios y, a consecuencia de la emigración y las deportaciones, desde Estados Unidos surgió y volvió para enraizarse en los barrios urbanos de estos países un fenómeno de pandillas conocido como “maras”, con magnitud de gran desastre social y criminal. Ambos, crimen organizado y pandillas, se han transformado en poderes paralelos que le compiten en autoridad a sus débiles Estados. No hay indicadores de que la situación de Guatemala, Honduras y El Salvador vaya a mejorar, por el contrario, lo previsible es que en los próximos años tenderá a empeorar mucho más. La violencia y el deterioro social han disparado en los últimos 15 años (Id)
9.- Las remesas familiares están conectadas con la migración de población y por lo tanto con comunidades desintegradas, familias disfuncionales y con la violencia que esto genera; al menos así ha ocurrido en países culturalmente violentos como Guatemala, Honduras y El Salvador. En el caso de El Salvador y Honduras las remesas representan entre 18% y 20% del PIB, por lo tanto compiten igualando o superando las exportaciones y financiando las importaciones. En el caso de El Salvador, en el que ha emigrado casi 40% de la población, el impacto social y económico negativo es muy grande, a tal punto que este país importa mano de obra hondureña y nicaragüense para suplir trabajos agrícolas en virtud de que muchas familias viven de las remesas en el campo y los jóvenes están a la espera de emigrar al norte (ID).
10.- La pregunta que emerge no sin angustia es la siguiente: ¿Que será de Honduras, El Salvador y Guatemala ahora que México se ha convertido en el muro que soñó Trump en su frontera sur, toda vez que esos en esos países las remesas han creado un circulo virtuoso para moderar el hambre de millones de pobres en ellos?
Y triste, el jibarito va pensando así/ llorando así por el camino/
Qué será de Borinquen mi Dios querido/ qué será de mis hijos y de mi hogar.