POSIBLES SECUELAS DEL ASESINATO DE LOS LeBarón.

0
595

El gobierno mexicano identificó a la banda de narcotráfico La Línea como el presunta responsable de la masacre contra miembros de la familia LeBarón, donde murieron tres mujeres y seis menores de edad. El ataque ocurrió en el contexto de una disputa que sostiene el grupo con la banda conocida como Los Salazar, vinculada vinculada al cártel de Sinaloa, según la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, institución que presumió que la ejecución de la familia LeBarón había sido una confusión. Dicho sea en palabras del expresidente Calderón, esta familia fue víctima colateral de la guerra entre narcotraficantes.

Este doloroso suceso cimbró a la sociedad mexicana, pero además trascendió sus fronteras. La noticia del asesinato de los LeBarón ocupó la primera página de la prensa internacional y por supuesto las voces de los líderes de opinión de Estados Unidos, incluyendo por supuesto una propuesta de Trump. De esa multitud de voces surgieron dos temas que seguirán siendo abordados ad infinitum: La carencia de un programa seguridad de AMLO y la intromisión del gobierno norteamericano en suelo mexicano para combatir al narco hasta desaparecerlo.

EL PROGRAMA SEGURIDAD DE AMLO.

López Obrador si tiene programa de seguridad, pero su base conceptual radica en que los narcos son víctimas de los estragos de pobreza que ha cometido el desorden neoliberal. A partir de esta base de deriva que el presidente se proponga acabar con las inequidades que empujan a lo jóvenes a tomar la mortal ruta del narcotráfico, de ahí que haya creado para reforzar su idea un programa para apoyar a los jóvenes con 3550, pesos a cambio de que aprendan un oficio en una empresa. Por ello no es casual que en sus mañaneras condene una y otra vez la guerra contra el narco que llevaron a cabo Calderón y Peña Nieto.

Pero las “causas” que combate López Obrador, no son las principales, más no por ello dejan de ser impotantes. La causa fundamental tienes que verse desde el lado de los consumidores, como lo hicieron los estadunidenses con la prohibición del alcohol en los años 20s. 13 años después, tras su inmenso tráfico y la inmensa inseguridad que generó, tuvieron que legalizar su consumo. Comprendieron los gobiernos que los humanos aparte de trabajar y demás rutinas tediosas, requerían por lo menos un día de recreación a través del alcohol y ahora también con las drogas. Y esto a sido así desde el principio de los tiempos.

El programa de seguridad de López Obrador en vez de dar un salto adelante, como Uruguay, Portugal y en algunos estados de nuestros vecinos del norte, dio un paso atrás al considerar que era la pobreza era lo que generaba las bandas de narcotraficantes y no su consumo el que las constituía. No entendió que debía regularlas su consumo a través de leyes e instituciones para quitarles el negocio a los narcos y bajar el nivel de violencia progresivamente. Por ello no es casual que su vacua estrategia de seguridad sólo haya servido la incrementar la violencia del narcotráfico, a pesar del la formación de la guardia nacional y el ejército, que con su concepción los ha puesto de rodillas y a pesar también del programa de los “ninis”.

ANTE ESTE FRACASO, TRUMP PROMETE AYUDARNOS.

La familia LeBarón tiene doble nacionalidad. Esta condición permitió a Trump quería ayudar a México acabar con los narcos. El presidente indicó que: “Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos libre la guerra a los carteles de la droga y los borre de la faz de la tierra“. ¡Simplemente esperamos una llamada de su gran nuevo presidente!”, dijo. En la conferencia mañanera de este martes, AMLO adelantó que sí le hará la llamada, pero descartó aceptar la ayuda ofrecida. El Presidente no aceptó ninguna de la ayuda ofrecida por Trump por respeto a la soberanía mexicana, lo que es un argumento baladí porque el jefe de la Casa Blanca ya vio que López Obrador sólo lo dice para consumo doméstico. Cedió al cambiar la política migratoria para hacer el trabajo sucio contra migrantes en el sur del país ante el chantaje comercial. Entregó soberanía al decidir por presiones de su contraparte. Eso fue en un momento donde López Obrador estaba en uno de sus puntos más sólidos de su administración. Hoy se encuentra en el punto de mayor debilidad de su Presidencia (El Debate. Raimundo Riva Palacio. 07/11/2019).

Pero existe también, además de la “soBeranía”, una abrupta diferencia conceptual entre Trump y AMLO respecto a los narcotraficantes. Para nuestro presidente los narcos son simples árboles caídos por los vientos huracanados del neoliberalismo, mientras que para Trump son simple y llanamente terroristas. Y seguramente la presión del presidente Donald Trump se va a enmarcar – desde ahora y con mayor vigor cuando se acerquen las elecciones- en en el modelo aplicado dentro de los EE. UU. que fue avalado por el canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón en el caso de la masacre (…) de la familia LeBarón como un acto de terrorismo, lo que le permitiría a la Casa Blanca otorgarles a los cárteles mexicanos en México y en su expansión dentro de territorio estadunidense como organizaciones transnacionales de narcoterrorismo (Indicador Político, Carlos Ramírez 08/11/2019).

Desde esta perspectiva el presidente Donald Trump se va a enmarcar en el modelo aplicado dentro de este parámetro. La irrupción de los EE. UU. en el escenario mexicano de seguridad ya tuvo su primer mensaje: la oferta de Trump de enviar especialistas a México, a partir del criterio de que los mexicanos no pueden con el paquete de la inseguridad. Si los EE. UU. reaccionan con estrategia, ya están operando en México especialistas del área militar, inteligencia y seguridad nacional estadunidense. Enorme dilema el del Presidente…