PAGO JUSTO POR SUS TIERRAS

0
37
comuneros.jpg

Campesinos afectados por carreteras exigen justicia a la SCT

Campesinos e veintinueve ejidos involucrados en procesos expropiatorios advirtieron que sólo aceptarán indemnizaciones tasadas a precio comercial, que les resarza de los bienes que les han sido incautados. Precisaron que no se trata de entorpecer obras, sino de defender derechos adquiridos en ocasiones a través de generaciones.

Reunidos en Mazatlán, los representantes de comunidades ejidales de Sinaloa, Durango y Nayarit señalaron que están en plena disposición de participar en la mesa de diálogo que este lunes se abrirá en Durango para tratar el asunto de la carretera entre Mazatlán y la capital de ese estado, pero no renunciarán a sus aspiraciones.

En algunos momentos de la reunión se advirtió incluso que estabandispuestos a bloquear un posible acto inaugural, programado para el 17 de octubre, y no por oposición a esa infraestructura, que consideran importante para la sociedad, sino por la falta de respuesta a sus demandas.

Entre ellos ha habido casos como los de la carretera Mazatlán-Tepic, que ya está en funcionamiento, sin que hasta el momento les hayan sido pagados sus derechos a los dueños de las tierras por donde pasa esa vía, terminada desde hace años.

Cuando el gobierno tiene interés, responde, pero sólo a su conveniencia y capricho, indicaron. Recordaron el caso del tramo Concordia-San ta Lucía, que se pagó a los ejidatarios y comuneros, porque el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa tenía prisa por inaugurar aunque sólo fuera un tramo, antes que terminara su gobierno.

Lamentaron que en estos momentos no e sepa con certeza qué se ha pagado, a quién y en qué cantidades. Ha sido un proceso desordenado en que los campesinos hemos sido los menos atendidos y considerados de todo el proceso.

Los representantes ejidales se dijeron dispuestos a agotar todas las instancias y a llegar hasta las últimas consecuencias para evitar que se concrete el fraude en que incurriría el país, si insisten en no pagar completos sus derechos, que en algunos lugares incluye el pago de daños y en otros sólo la tierra.