ONCE ASENTAMIENTOS ESTRANGULAN LOS CUERPOS DE AGUA DE MAZATLÁN.

0
29
IMG_1833.jpg

* El municipio debe de dar una lección legal turnando todos los expedientes de las viviendas ahí asentadas, considera Ecología.

* Descarado y criminal los rellenos, hay que sentar precedente legal ante el riesgo en que tienen a la población, advierte Ángel García.

En Mazatlán existen once invasiones en zonas que están estrangulando los cuerpos de agua o están asentadas sobre rellenos, incluso señalados en el Atlas de Riesgo, por lo que es necesario sentar un precedente legal para evitar que sigan poniendo en riesgo a la población, consideró el director de Ecología y Medio Ambiente, Ángel García Contreras.

Señaló que continua llevándose a cabo un relleno que pasó de ser hormiga a un relleno descarado y criminal en la zona del estero de Urias en zonas de la Casa Redonda y la Francisco I Madero.

Recordó que en el crecimiento de Mazatlán en el siglo XX se baso en el relleno y estrangulamiento de marismas y ecosistemas costeros, al grado de que en el estero del infiernillo pasamos de 3 mil hectáreas de mangle a menos de 500 en las actualidad o al hecho de que en los años la boca del estero bajo de 270 a 40 metros de desembocadura.

Indicó bajo la tendencia actual con el desarrollo urbano de la ciudad y el incremento de las contingencias climatológicas en Mazatlán resulta criminal que se sigan rellenando cuerpos de agua, que aparte de cumplir una función ecológica y ambiental tienen una función como cuenca hidrológica que nos permite minimizar y disminuir los riesgos de contingencias.

“Yo quiero decirles que tenemos once invasiones que están estrangulando los cuerpos de agua o asentadas sobre rellenos y daremos parte a la Profepa porque todo ecosistema costero o estuario que tenga vinculación o salida al mar es de jurisdicción federal, por eso cualquier obra de acuerdo al artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico requiere del estudio de impacto ambiental y la concesión correspondiente lo cual no procede en estas invasiones”, advirtió.

En caso de que no se tengan estos requisitos debe de aplicarse el Código Penal Federal en Materia Ambiental y también la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, la cual ante este tipo de delitos tipifica multas de hasta 50 mil salarios mínimos, obliga sanción penal, reparación del daño y compensación ambiental.

García Contreras consideró urgente que la Profepa empiece a deslindar responsabilidades junto con el Ayuntamiento.

“Estoy diseñando una propuesta de estrategia municipal donde participe la dirección de Planeación, la secretaría de Seguridad Pública y Ecología para que haya una política pública específica para esas once zonas de riesgo que tenemos en Mazatlán”.

Una es para buscar el desalojo de esas zonas bajo una política social, donde primero se investigue si realmente los invasores tienen necesidad de vivienda o son engordadores de terrenos y, la segunda, que se vayan creando las reservas territoriales necesarias.

Un tercer punto es que el municipio debe de dar una lección legal enviando todos los expedientes de las casas habitación de estos asentamientos irregulares y se hagan procedimientos legales, sentando así un procedente legal para que este tipo de practicas, no solamente se inhiba sino que se erradique totalmente, porque se esta poniendo en riesgo no solamente a quienes ahí habitan sino a mas de sesenta colonias.

“Este tipo de actos ponen en riesgos a todos, incrementan la vulnerabilidad climatológica, social y el riesgo en la ciudad, por lo tanto debe de aplicarse todo el rigor de la ley; no obstante no solamente debe de ser la política del garrote sino que debe de haber una política de vivienda y una política social en donde tengamos un diagnostico preciso en esas once zonas que están asentadas de manera irregular en ecosistemas y sepamos con precisión cuanta gente de esa requiere realmente de una vivienda, y cuantos aparte de un delito lo sigue haciendo de manera impune”.

Enfatizó que hasta este momento en esos puntos sigue desde un relleno hormiga hasta uno descarado y criminal como en zona de la Casa Redonda y en varias zonas de Urias como la Francisco I Madero y la Quinta Chapalita.

Las invasiones en mención son Invasión y Ampliación Presas del Valle; Hacienda Don Federico; 13 de Septiembre, el Milagro, Buganvilias, Pino Suárez, Azteca y Casa Redonda.