Notas sobre Ovnis

0
67
UFO_Crash.png

Melchor Inzunza

Por lo visto, los extraterrestres han disparado los índices de secuestros.

Según encuestas de ufólogos gringos, los abducidos por ovnis alcanzan ya un porcentaje del 2% de la población norteamericana, o incluso mundial (otros aseguran que es superior al 4%).

Si creyésemos en tales datos –escribió Carl Sagan– “el número de abducidos en todo el planeta sería superior a cien millones de personas… Es sorprendente que no lo hayan notado más vecinos.” (“El mundo y sus demonios”)

 

Experiencia clásica de abducción

México

En México, pese a los esfuerzos de Jaime Maussán, los crédulos son menos que en Estados Unidos, donde la mayoría cree que su país es visitado por alienígenas y millones dicen haber sido contactados.

De acuerdo con una encuesta, sólo el 6% de mexicanos declara haber sido testigo sobre algún avistamiento de ovnis, mientras que la gran mayoría de la población (81%) manifiesta que nunca ha visto un Ovni.

Sobre el hecho de que seres de otros mundos visiten nuestro planeta, el 42% le otorga credibilidad, mientras que 48% no lo cree. (Consulta Mitofsky, 2005).

 

Úfólogos

*Los ufólogos declaran que en los últimos 50 años se han registrado más de cien mil observaciones de ovnis y que hay más de 50 millones de testigos en el mundo.

*Pero la ciencia no se fundamenta en declaraciones. Ni en operaciones planeadas para fomentar la ovnilogía o el turismo. Tampoco en fotos, videos y testimonios, no corroborados por ningún otro tipo de evidencia.

*Los ufólogos reprochan a los astrofísicos que anden buscando contactos con extraterrestres, cuando ya se producen en la Tierra.

*El SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) se ha empeñado en captar señales de radio provenientes desde nuestra galaxia. Ahora se buscan mediante modernos radiotelescopios. Todavía no se ha recibido señal alguna de vida inteligente en el universo.

*La ausencia de evidencia no implica la evidencia de la ausencia. Es posible que en otros sitios del universo, que es tan vasto, exista vida, pero no se ha encontrado… las distancias que separan a los astros son muy grandes. (Julieta Fierro, “Extraterrestres, vistos desde la ciencia”, México. Ed. Lectorum, 2000).

*Dado el ingente número de estrellas, con planetas alrededor de ellas, no es improbable que en muchas de ellas se produjeran los elementos y condiciones que tarde o temprano conducirían a la vida (como en la Tierra).

*OVNI son las siglas de Objeto Volador No Identificado. Pero estas siglas tienen para los ufólogos ahora otro significado (el platillo volador tripulado por extraterrestres), a pesar de no han podido identificar su objeto de estudio.

*La ufología es una pseudociencia que estudia los “ovnis” (UFOs en inglés), y explicándolos, sin pruebas concluyentes, con la existencia extraterrestre que nos visitan.

*Pero, según Jaime Maussán, la ufología “se ha convertido en una verdadera ciencia, desde luego informal, ya que no es reconocida por los científicos que no pueden entender cómo podrían trasladarse hasta la Tierra seres de otro planeta”.

Él sí lo entiende, y así de fácil: “si están aquí (los extraterrestres) quiere decir… que sí se puede viajar en el espacio más allá de la velocidad de la luz” (¡Órale!). Si Dios está en todas partes, quiere decir que está entre nosotros, y si su residencia oficial está en el cielo, quiere decir que podemos llegar a él más allá de la velocidad de la luz en una nave… de la fe.

Luz

*Viajar a la velocidad de la luz no es posible para nadie, para ninguna civilización por muy adelantada y tecnológica que sea. La razón es que para que un objeto con masa viaje a la velocidad de la luz, es necesario darle una cantidad infinita de energía, lo que no es posible. (Armando A. Ferro, Por qué no hay extraterrestres en la Tierra, FCE, 2003)

*En su libro “Cuando la ciencia nos alcance”, el físico Shahen Hacyan explica lo que en verdad se desprende de la teoría de la relatividad: “Einstein demostró que un cuerpo masivo necesitaría una cantidad infinita de energía para alcanzar tal velocidad (la velocidad de la luz) o, dicho de otro modo, todo el Universo usado como combustible no le sería suficiente”.

*Ante la falta de pruebas, los ufólogos admiten: sí, hay casos fraudulentos de avistamientos de Ovnis; sí, hay fenómenos naturales que explicarían los objetos no identificados. Pero –alegan– hay otros inexplicables y no se puede descartar que se traten de naves extraterrestres.

*¿Qué hay de esas extrañas luces en el cielo? Pues (aparte de espejismos ópticos, satélites artificiales, meteoros que se desintegran en espacio terrestre y un montón de fenómenos atmosféricos), son precisamente eso: extrañas luces en el cielo. Ni tan extrañas, diría Maussán, pues tienen una explicación: son “presencias extraterrestres”.

*Stephen Hawking, al abordar el tema de la vida en el Universo, no duda descartar las especulaciones de que hay ovnis con seres del espacio exterior dentro de ellos, porque cree “que cualquier visita alienígena, sería mucho más obvia, y probablemente también, mucho más desagradable”. (“La vida en el universo”, 2004).

Distancias

*La distancia y la velocidad impiden a naves alienígenas entrar y salir del planeta cada rato. Si existen civilizaciones extraterrestres ¿a qué distancias se encontrarían? A años luz. A cientos de años luz. A miles y millones de años luz.

*Si están tan lejos (aun las estrellas más cercanas lo están), ¿como se las arreglan para venir hasta aquí? Las naves terrestres no podrían ir hasta ellas: por el momento sólo alcanzarán una velocidad de 150, 000 km/h, esto es, un 0.014 % de la velocidad de la luz.

*Desafortunadamente para los ufólogos, existe un límite absoluto de velocidad en el Universo: la velocidad de la luz (300, 000 km/s).

*Además, la energía necesaria para impulsar una nave espacial a una velocidad cercana a la de la luz es tan inmensa que difícilmente la emplearían para venir a la Tierra, revolotear un rato por los cielos, contactar a los Maussán y enseguida largarse.

 

Preguntas

*Algunas voces en los círculos ufológicos argumentan: los Ovnis se basan en un tipo de física que desconocemos (sic) y por eso no tienen ningún problema para recorrer enormes distancias en poco tiempo. Pero si es un tipo de física que no conocemos ¿por qué sacarla a relucir para apoyar algún argumento?

*¿Y qué de los avistamientos cercanos de extraterrestres cabezones, abducciones, círculos en los sembrados, implantes, relaciones sexuales con aliens? Puras tonterías. No existe ninguna prueba objetiva que apoye esas alocadas afirmaciones. En el pasado se veían dragones, sirenas, ángeles, demonios, brujas en escobas voladoras, y hoy se ven platillos volantes.

*Los Objetos Volantes No Identificados son cualquier cosa excepto platillos voladores procedentes de otros mundos. (Ferran Tarrasa Blanes)

¿Hay alguien ahí?

“Las hipótesis sobre fenómenos extraordinarios requieren pruebas confirmatorias asimismo extraordinarias.” Carl Sagan

Hace más de medio siglo se efectuaron, en el Observatorio Nacional de Radioastronomía de Greenbank, Virginia, los primeros intentos de escuchar señales de radio procedentes de civilizaciones extraterrestres.

Desde entonces, muchos científicos se han empeñado en diversos proyectos de búsqueda. En 1983, comenzaron escuchando 131 mil canales, luego ocho millones en 1995. El SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence, o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) siguió el rastreo simultáneo de 28 millones de canales; poco después, con el proyecto BETA (Universidad de Harvard) a 250 millones de canales de radio, hasta llegar posteriormente a los 6.000 millones.

Y con todo, sin respuesta. No hay señales de vida, evidencia de mensaje inteligente y menos de contacto físico extraterrestre. Pero estamos, decía Carl Sagan, “al principio de la búsqueda”.

De momento, a pesar de más de un millón de denuncias de ovnis desde 1947, no hay huellas que no sean falsificables. “Nadie ha aportado jamás ni el más pequeño fragmento de nave espacial que haya superado las pruebas de laboratorio” (Sagan).

“No busquen contactos con extraterrestres” –demandan los ufólogos–, “ya se producen en la Tierra”. Fue la misma exigencia del congresista por Massachusetts, Silvio Conte, en 1993, para apoyar la cancelación presupuestaria al proyecto SETI:

“No derrochar seis millones de dólares anuales en búsqueda de evidencia de civilizaciones extraterrestres, cuando por sólo 75 centavos se puede comprar un semanario ufológico donde la manifestación de platillos volantes y OVNIS es tan patente”.

 

Polémica

Pero no sólo desde la ignorancia se ha cuestionado la búsqueda de inteligencia extraterrestre.

En 1995, por ejemplo, el gran biólogo evolucionista Ernst Mayr y el astrónomo Carl Sagan, sostuvieron un apasionante debate sobre existencia de civilizaciones en el Universo y las posibilidades de éxito de búsqueda de inteligencia extraterrestre. Debate que marcó un hito de la gran ciencia popular moderna.

El siguiente es un apretado resumen de los argumentos de Mayr y de Sagan.

 

Mayr abrió el debate

Planteó serias dudas sobre la vida inteligente en otros mundos y sobre el éxito del SETI.

*De las 50 mil millones de especies que han existido desde el origen de la vida –hace tres mil ochocientos millones de años–, sólo una de éstas logró la clase de inteligencia necesaria alcanzar, muy recientemente, un nivel tecnológico como para enviar y recibir señales del espacio.

*El éxito de la Tierra para crear y desarrollar vida inteligente se ha debido a una larga cadena de acontecimientos fortuitos (solares, geofísicos, químicos, biológicos) muy difícil de repetir en su correcto orden. Una casualidad increíble.

*Luego de una larga historia evolutiva que empezó hace más de 200 millones de años, sólo en la última parte del período terciario –hace 15 a 20 millones de

años–la inteligencia superior se originó en uno de los cerca de 24 órdenes de mamíferos.

*Los indicios no son tranquilizadores en cuanto a la duración de esta civilización. Para que dos civilizaciones lleguen a comunicarse, ambas deben de coincidir en el tiempo, lo que, dada la probable fugacidad de las civilizaciones avanzadas, sería una fantástica casualidad.

*El cosmos, al parecer, es inhóspito para la vida, sobre todo animal. Los diferentes lugares son demasiado fríos o demasiado calientes, o demasiado vacíos o demasiado llenos, o demasiado oscuros o demasiado iluminados.

*No debemos dar por hecho que en cualquier planeta en el que la vida haya empezado a desarrollarse, acabe por aparecer una especie inteligente. La inteligencia parece un lujo de la evolución biológica.

 

Sagan argumenta:

*La vida en la Tierra apareció 900 millones de años tras su formación. Esta prontitud da lugar a pensar que la vida es un fenómeno universal y probable en determinadas condiciones.

*Se han descubierto compuestos orgánicos, aminoácidos y proteínas en meteoritos. También bacterias termófilas en las profundidades del mar, donde reinan condiciones extremas.

*Se han descubierto estrellas con discos de materia alrededor y planetas extrasolares.

*La Tierra no ocupa un lugar destacado en el Universo, sino que es un planeta vulgar en una estrella vulgar, que pertenece a una de las muchas galaxias del cosmos.

*Es probable la existencia de uno o dos mundos oceánicos. Puede haber innumerables biosferas en el Cosmos, puesto que la vida en la Tierra surgió en cuanto las condiciones geológicas se suavizaron mínimamente.

*La comunicación entre civilizaciones se reduce a la probabilidad de que surgiesen criaturas “capaces de construir y manejar radiotelescopios”. La selección natural a favor de la inteligencia sería intensa en unos mundos y moderada en otros.

*Pero la Vía Láctea contiene innumerables estrellas y abundantes elementos pesados para tener en órbita planetas. Si una civilización “ha persistido lo bastante, necesariamente debería ser tecnológica, y por ello poseer la capacidad de comunicarse con nosotros.”

 

Réplicas

*Sagan: “Estamos convencidos de que la única prueba concluyente acerca de la existencia de inteligencias extraterrestres es de índole experimental. En este tema, ningún argumento a priori puede sustituir a un programa de observaciones (del SETI)”.

*Mayr: la probabilidad de que la vida desarrolle un linaje de elevada inteligencia es muy baja. El caso de la Tierra demuestra que el tiempo de permanencia de una civilización sobre un planeta es más bien corto, por lo que las probabilidades de éxito de un programa como SETI pueden considerarse nulas.

*Sagan: provenimos de las bacterias: la idea de que la evolución ha formado criaturas muy complejas (y eventualmente inteligentes) a partir de las bacterias es una de las bases de la concepción moderna de la teoría evolutiva.

*La vida busca continuamente estrategias nuevas para adaptarse a su ambiente y prosperar. La más inmediata de estas estrategias es la cooperación entre estirpes celulares, base de la organización multicelular. Puede ser una fase necesaria en la evolución hacia sistemas complejos, o quizás no; de lo que no hay duda es de que es posible: nosotros somos la evidencia.

 

Bibliografía consultada

 

“El mundo y sus demonios”, Carl Sagan (Ed. Planeta, 1995)

“¿Por qué no creo que nos visiten los extraterrestres?”, Universidad Politécnica de Cataluña, Noviembre 2003). Los OVNIs de la SEDENA y el inefable J. Maussán 21 Ene 2013 lucesovnidelasedena.blogspot.com/

Shahen Hacyan, Cuando la ciencia nos alcance. Fondo de Cultura Económica. México. 1998.

“Ovnis, Ovnis, Ovnis”, Emilio González, El Nuevo diario, Nicaragua, 31 de Mayo de 2005/ http://www.astroseti.org/ovnis.php

“La Vida en el Universo”, Stephen Hawking/ http://ciencia.astroseti.org/hawking/vida.php (3 de 8)05/04/2006

Luis González de Alba “Búsqueda de inteligencia extraterrestre”, La Jornada, 8 de julio 1996. / Alberto G. Fiaren y Francisco Anguita “¿Civilizaciones en el Universo?” Universidad Complutense, Madrid, 19 Abril, 2005.