NECESARIO REGULAR CONSTRUCCIONES CERCA DE LA ZONA DE PLAYAS.

0
56
SAM_0585.jpg

– Estas afectan el curso natural de las mismas y afectan los paisajes señala Ramón Peraza Vizcarra.

En Mazatlán, la construcción de edificios y estructuras, en zonas próximas al mar altera la dinámica natural de las playas, originando problemas de erosión y provocando angostamiento de las mismas, expresa Ramón Peraza Vizcarra.

El autor del libro “Problemas de conservación y manejo de playas arenosas en costas tropicales: Playas de Mazatlán y costa sur de Sinaloa”, señala que existe una playa sumergida de hasta diez metros que es la llamada zona móvil donde no se debe de edificar y es la que se debe de preservar.

Cuando esto ocurre, muchas veces con la complacencia de las autoridades, existe erosión y los dueños de las propiedades crean escolleras, muros y espigones que viene a afectar el paisaje y disminuir la calidad de las playas.

Recordó que el factor principal que mueve la playa es el oleaje; las playas se autoregulan con sus dunas asociadas, pero si se obstaculizan o interfieren en las mismas no sólo se hace un daño al entorno sino a un bien de la nación.

Algunos de los puntos donde se observan daños en nuestra localidad son Cerritos, Isla de la Piedra, Punta Tiburón, Punta Camarón, Punta Sábalo, Mármol y Punta Gruesa.