Mujeres labran el campo, entran al cultivo de hortalizas

0
36
IMG_4978.jpg

*Buscan sacar provecho positivo de los proyectos Verdes de Semarnat

*El clima les causa daños en El Vainillo

 El ser mujer no es impedimento para que con el azadón y pala en mano vayan al campo a trabajar en sus cultivos de hortalizas, chiles y viveros.

“La Yula”, como se le conoce a una habitante de El Walamo, comanda a un grupo de 29 personas, la mayoría mujeres, que desde que les otorgaron el primer cheque para comprar materiales e iniciar su proyecto productivo, de los denominados “Proyectos Verdes”, de la Semarnat, se dieron a la tarea de comprar la semilla y sembrar rábanos, calabaza y maíz, entrando en el apartado de huertos comunitarios.

Narra que por fortuna, una persona que es dueña de un huerto de mango, que se ubica a la entrada de El Walamo, les prestó parte de su terreno, con la condición de que le cuiden sus árboles frutales y ahí desde hace más tres semanas labran la tierra y ya ven sus primeros frutos.

La inversión total aprobada para su proyecto es de un poco más de 126 mil pesos.

Ellas desde muy temprano salen de sus casas ataviadas con camisa manga larga, pantalón, zapatos cerrado,  pañuelo en la cabeza y gorra, y se dan a la tarea de verificar que sus plantas tengan la humedad requerida, que el desarrollo de las mismas sea el adecuado y que las plagas de gusanos no azoten sus cultivos.

“Se cuidan como con cariño y entrega, para que crezcan bien”, señaló una compañera de ese grupo.

Emocionada “La Yula”, comentó que esta mañana ya vendieron los primeros 10 mazos de rábanos, lo que las llena de orgullo para seguir con el proyecto, porque saben que es un complemento que les ayuda a sostener a sus familias.

Dentro del recurso que les dan, incluye la compra del material y el pago de los jornales, que es de 63 pesos por día.

Les afecta las inclemencias del tiempo

Pero no todo es miel sobre hojuelas, las personas del proyecto Vivero en Construcción, para el cultivo de chile chiltepín, que son 34 y viven en la comunidad de El Vainillo, también en su mayoría mujeres sufrieron su primer embate, el clima les afectó, las lluvias y el viento de la semana pasada les derrumbó su vivero y volvieron a empezar de cero.

Este proyecto que forma parte también del Programa Empleo Temporal 2014, que tiene una inversión de 175 mil 849.51 pesos, arrancará de nuevo, para lo que ya levantaron de nuevo su infraestructura y están a la espera de la semilla para empezar a sembrar, por lo que ellos esperan que pasando las fiestas patrias, ya tendrán resultados.

Su objetivo es poder cultivar miles de plantas y venderlas en los mercados, en un precio que puede oscilar de los 10 a los 15 pesos.

Por su parte en El Pozole, hombres y mujeres también se han unido, pero para sembrar hortalizas, ellos han conformados grupos para cuidar sus cultivos, pues saben que el que haya resultados buenos podrán seguir adelante con su trabajo y obtener ingresos extras para sus familias.

En El Roble siembran Leucaena

En esta sindicatura se ha unido integrantes de 35 familias, para sembrar Leucaena, un tipo de pastura para el ganado, parecido a la alfalfa.

La idea es cultivarla y posteriormente comercializarla, dijo el coordinador del proyecto Rafael Elizalde.

“Empezamos de cero, pero sobre la marcha aprendimos y vamos saliendo adelante con este vivero de leucaena, la cual crece en forma de arbusto, sin espinas y puede ser muy alta, es de hojas pequeñas, sabemos ya que presenta una raíz que le permite mantenerse verde todo el año”, señaló don Rafael.