Miles, Familias Completas, Aprovecharon el Maratón para Turistear

0
27
023.jpg

*De muchos estados de la República

*Mazatlán les gusta y piensan regresar

Más de diez mil deportistas, entre atletas y corredores, participan en el Maratón del Pacífico Mazatlán 2014 que esta mañana inició y que, una etapa –medio maratón-, concluyó al filo de las 10 de la mañana y después, como relax, se dieron a la tarea de visitar los tradicionales lugares turísticos del puerto y por el Malecón encontramos a grupos, familias y hasta solitarios conociendo las bellezas de nuestro Mazatlán.

Sinaloa en Línea.com conoció que una familia completa de Zamora, Michoacán, invitó a otros atletas a venir a la justa deportiva porteña, que ya es histórica, y hasta rentaron un camión en la que llegaron 45 personas.

Dijeron que vienen a competir, pero también a conocer Mazatlán del cual les han hablado mucho y dijeron, al ser entrevistados en Paseo Olas Altas, que es más bonito de lo que les informaron; no es lo mismo ver la realidad de las playas y los lugares íconos del puerto, como el Venadito, la plazuela Sánchez Taboada, con su clavadista, el Malecón, sus aguas medio tranquilas y la Zona Dorada, pasando por el Acuario y el Bosque de la Ciudad, que estrena, enfrente, nuevas áreas deportivas y recreativas.

Todavía con las playeras y los shorts del maratón encima, los turistas michoacanos indicaron que Mazatlán es un “lugar de ensueño, hasta para venirse a vivir aquí”.

En el Malecón, a un lado del Monumento al Pescador, nos encontramos a varios jóvenes, hombres y mujeres, que llegaron de Parral, Coahuila, estudiantes de la Normal, que por primera vez acuden al maratón y están encantados con las bellezas naturales del puerto. “De las mujeres ni se diga”, exclamaron los varones con pícara sonrisa.

Más adelante, sobre el Malecón rumbo al Acuario, encontramos a más familias completas de turistas y con sus playeras del maratón, que disfrutaban la calurosa mañana y tomando fotos con sus celulares.

El ambiente era de fiesta en el malecón, pues mientras muchos jóvenes se divertían con sus bromas, abajo, en la playa, pese a las frías olas del mar, muchos nadaban, mientras otros jugaban con pelotas en la arena.

Sobre el Malecón también se observó mucha vigilancia, casi un tránsito en cada esquina y patrullas circulando, abajo y frente a los terrenos del Acuario, cerca de un centenar de autobuses estacionados en espera a mañana que concluya la justa deportiva y regresar a los lugares de origen.