MILENA O EL FEMUR MÁS BELLO DEL MUNDO.

0
37
milena-o-el-femur-mas-bello-del-mundo_9788408134053.jpg

El año pasado la fortuna editorial ha recaído en Milena o el fémur más bello del mundo, título celebra la belleza del personaje, pero no su desgracia, del periodista mexicano Jorge Zepeda Patterson1 (Mazatlán, Sinaloa, 1952), analista de la política mexicana que se adentró en la novela el año pasado con Los corruptores (Planeta).

Sé que Milena no es una esfinge literaria revelé otras excelentes obras literarias, el Premio Planeta otorgado a esta novela sí suele reflejar y encauzar ciertas temáticas dominantes, de manera que pueda presentar a sus seguidores un producto con credenciales que favorezcan su consumo. Pues de consumo se trata, y en no pocos lectores. Pero vayamos a la novela.

EL DRAMA DE LA NOVELA.

Me mantuve en vilo qué demonios el cuaderno de Milena, pues en él se encerraba un secreto que era un artificio del cual dependía la vida o la muerte de la protagonista; pero también la reputación de sus perseguidores, esos farsantes que viven detrás de sus máscaras. La trama se desarrolla en México, que es última fase de su travesía: se había ido a vivir con un influyente director del diario El Mundo, de matriz mexicana, para huir de los tratantes de blancas que la mantenían encerrada en un lugar de España, del cual no quiero acordarme.

La novela se abre con una fatalidad: la muerte, de un ataque al corazón, mientras hacía el amor, del dueño del diario El Mundo de México. Que en esos momentos cohabitaba con Milena que se ve obligada a huir por temor a las represalias de sus anteriores proxenetas de la mafia ucraniana, con la única protección de una libreta negra con información que compromete la política rusa en operaciones en territorios de Europa occidental.

Por azares de la vida el director del diario era el padre de Rina, que también por azares de la infancia pertenecía al grupo de los Azules, un periodista, un agente se seguridad privado y la secretaria general del PRD, cuyas relaciones con Rina y entre sí, los conmina a hacer equipo para rescatar a Milena y rescatar la libreta, pues en sus secretos también estaba implicado el impoluto padre Rina por sus amores tardíos con Milena.

LA TRAMA Y LA TRAMOYA.

Lo más interesante de la novela es la denuncia pormenorizada de la trata de blancas y de los negocios de los proxenetas como una actividad global, que tienen como telón de fondo la corrupción, las mafias, el narco y su relación, como la costra a la herida, con funcionarios y políticos que todos los días juran y perjuran cumplir y hacer cumplir la ley, con marcial donaire y un viril sí protesto.

La libreta actúa como MacGuffin, ya que no se verifica el modo en que Milena consigue los datos de operaciones bancarias que vinculan a las mafias con Moscú, pero sirve para diseminar, a lo largo de la novela, una serie de retratos de prohombres, adictos a la prostitución, que justifican la patología que los lleva a abusar de una mujer. Son textos, presumiblemente escritos por Milena, que se oponen, por su pretensión literaria, al resto de la novela, toda ella escrita con una prosa explicativa de intrincadas persecuciones y de asfixiante violencia.

Esta novela sigue la secuela de humillación y complicidad criminal de la bella Milena, de origen croata, secuestrada a los 16 años, que durante 10 años ha sido obligada a ejercer la prostitución en las altas esferas, y cuya experiencia sirve de hilo sangriento de los métodos más expeditivos y crueles: “Matar toda esperanza en el alma sin destruir el cuerpo”, como dirá uno de los mafiosos.

(1El economista y sociólogo mexicano Jorge Zepeda Patterson tiene a sus espaldas una sólida carrera en el campo del periodismo, pues entre otras cosas dirigió el diario “El Universal”, de la capital azteca, donde aún hoy día continúa colaborando como columnista. Se le conoce a nivel internacional sobre todo por sus rigurosos libros de denuncia de la corrupción política, como “Los amos de México”. Con su novela “Milena o el fémur más bello del mundo”, Zepeda Patterson se ha convertido en el primer mexicano galardonado con el Premio Planeta, el de mayor cuantía económica en el campo de las letras que se otorga en España (y segundo del mundo, sólo por detrás)