MIÉRCOLES ARRIBA SEGUNDO CRUCERO DE LA TEMPORADA.

0
26
statendam.JPG

– El Statendam con mil 258 pasajeros arriba en el marco de una travesía que por quince días realiza en puertos mexicanos.
– Viene de Cabos, La Paz, Loreto y Guaymas.
– Es gemelo de los que cubren 45 rutas en el mundo.
El Statendam de Holland American Lines se convertirá este miércoles en el segundo crucero en arribar a Mazatlán durante la recién iniciada temporada de cruceros, trayendo un total de mil 258 pasajeros y una tripulación de 558 personas.
El navío de lujo, con un peso de 55 mil 819 toneladas, sigue una ruta que parte de su base de San Diego hacia diversos puertos del Pacífico Mexicano como Los Cabos, La Paz, Loreto y Guaymas y arriba a nuestra ciudad sin ningún protocolo de bienvenida en una travesía que dura quince días.
El Statendam forma parte de una familia de buques de recreación y descanso que, bajo al misma nomenclatura, cubre 45 rutas a lo largo y ancho del mundo.
De acuerdo con la ficha de la compañía naviera estos buques han sido, entre otras muchas características, Cuidadosamente diseñados para compaginar los estándares de los mejores hoteles, con las comodidades de un hogar, nuestros barcos combinan grandes escalinatas y cubiertas de paseo en madera de teca con elegantes salones y las más ultramodernas comodidades. En nuestros barcos encontrará verdaderas obras maestras flotantes, pinturas y objetos de valor incalculable y que recuerdan la exploración mundial holandesa de los siglos XVII y XVIII complementado con esculturas y murales de maestros modernistas y grandes centros de flores frescas. Impecables y realmente confortables, los camarotes disponen de todas las comodidades.
Consta de restaurantes, casino, discoteques, spa, gimnasio, cine, tiendas y hasta museo y tiendas de conveniencia.
Se les califica como cruceros “Premium” ya que la relación entre pasajeros y tripulación es de dos a uno lo que permite una atención prácticamente personalizada.
De ese talante es el navío que mañana miércoles arriba a nuestra ciudad, donde se espera una leve reactivación de la economía local dado que cada pasajero gasta en promedio 150 dólares durante su estancia y los pasajeros 75.
La derrama beneficia al sector de transporte, vendedores de artesanías, guias de turistas, restaurantes, etcétera.