Mazatlán vivió noche de relámpagos

0
42
IMG_0609.JPG

Fotografías: Alejando Avila Sierra

*Líneas eléctricas surcaron las alturas

*Fenómenos naturales que nacen en las grandes nubes

El cielo de Mazatlán ofreció anoche una fiesta de luces multicolores, consecuencia de la tormenta tropical “Simón”, que hoy se ubica frente a la costa de Jalisco y Baja California Sur.

La gente aun con el temor por los relámpagos, no se maravillaba de ver el cielo, y fijar su atención en como líneas eléctricas surcaban las alturas e iluminaban el puerto y sus alrededores.

El relámpago no es más que una chispa producida cuando las cargas eléctricas repentinamente se trasladan de nube a nube o de una nube a la tierra.

Después que se ve el relámpago, se escucha un ruido muy fuerte, producido por la expansión del aire al paso de la descarga eléctrica, esto es lo que se conoce como trueno.

Todo esto ocurre prácticamente al mismo tiempo, sin embargo, primero se observa el relámpago y después se escucha el trueno, esto se debe a que la luz se transmite más rápido que el sonido.

La velocidad de la luz es tan rápida que se ve el relámpago inmediatamente, pero como el sonido se propaga sólo algo más de  300 metros por segundo, el ruido del trueno llega después.

Aun y con todo esto,  la noche del jueves fue un espectáculo multicolor.

Cabe aclarar que los rayos no están siempre asociados con truenos. Los observadores que escuchan los truenos para contar los rayos pueden perderse hasta un 40% de estos últimos.

Según los estudiosos del tema, aseguran que las tormentas eléctricas nacen en las grandes nubes que por temporada de verano van acumulando energía, hielo y agua.

Las gotas de lluvia y los cristales de hielo se empiezan a frotar y a chocar entre sí, produciendo pequeñas gotas eléctricas que están cargadas de corrientes con energía positiva o negativa, que dan paso a estos fenómenos naturales.