Más que Exigirle a la Federación, la UAS debe Ver sus Problemas Internos: Jaime Martuscelli

0
21
IMG_3118.JPG

*Los gobiernos de Sinaloa se desatendieron por décadas

*La falta de recursos afecta los programas académicos

Antes que exigirle más presupuesto a la Federación hay que revisar que está pasando dentro de la UAS con el problema de las “jubilaciones dinámicas” y otros aspectos estructurales, así como la desatención, por décadas, que ha tenido el gobierno del estado hacia la Universidad, dijo en la entrevista el doctor Jaime Martuscelli, coordinador de asesores del rector de la UNAM.

El científico, de visita en Mazatlán por la presentación del libro “Sinaloenses Colegiados” donde se le destina una biografía comentada por Federico Páez, subrayó que el problema de la UAS de falta de recursos económicos para su funcionamiento no es nuevo; esto es preocupante y no porque sea un asunto de la Federación, sino que la UAS no ha hecho una evaluación interna suficiente del porqué de sus problemas

Desde el auditorio de la biblioteca universitaria, Martuscelli, quien hace años fuera nominado para rector de la UNAM, precisó que las llamadas “jubilaciones dinámicas han dado al traste a los presupuestos de la UAS; es muy fácil solicitar cada vez más presupuesto, cuando no se hace un esfuerzo por administrar bien las finanzas y no estoy hablando de ninguna manera que haya mal uso de los recursos, pero que la comunidad universitaria sepa que no es posible sostener esos procesos de jubilación”.

Añadió que los presupuestos nunca alcanzan, pero van a ser menos cuando no se hace una distribución adecuada de los recursos y las jubilaciones se llevan un dinero muy importante. El problema de las jubilaciones no es de ahora, con el actual rector Juan Eulogio Guerra, tiene su historia, apuntó.

Las finanzas de la UAS tienen que resolver cierto tipo de problemas estructurales que tiene, porque la actitud del gobierno es: “que si no arreglas ese tipo de cosas, yo no te puedo seguir dando más dinero, porque esto es un barril sin fondo; es una desgracia, porque los programas académicas de la Universidad quedan relegados con los riesgos del desarrollo académico de la propia Casa de Estudios”.