MARCELA QUIERE SER REINA Y EMBAJADORA TURÍSTICA DE MAZATLÁN

0
28
marcela-4web.JPG

Marcela Carolina Soto Orbe tiene 24 años y se sentiría muy orgullosa de  ganar la máxima corona del Carnaval para convertirse  en  embajadora turística de Mazatlán.

 “Me gustaría ser la Reina para  demostrarle al mundo que la mujer mazatleca además de bella es inteligente, capaz de transmitir su orgullo y amor por su ciudad, tan llena de sol,  playa,  mucha fiesta, pero principalmente de  arte y cultura”, afirma la estudiante del tercer año de la Licenciatura en Administración de Empresas.

 Candidata a Reina del Carnaval Internacional Mazatlán 2015, Marcela decidió concursar animada por si madre que hace un año le metió ésta idea en la cabeza.  Es su primera participación en un certamen de belleza y criterio, pero no quiere pensar que será la última, porque siempre se abren nuevas puertas y oportunidades.

 “Lo tomé como una posibilidad, entonces estaba muy ocupada porque aparte de trabajar e ir a la universidad, estudiaba inglés y francés,  hasta que dije, es el momento  y decidí inscribirme”.

 Dispuesta a demostrar  que puede con tantas cosas a la vez, estudiar, trabajar en una institución bancaria y ser una digna representante del Carnaval de Mazatlán,  Marcela  considera que  en este momento tiene la madurez suficiente para enfrentar un nuevo reto en su vida.

 “Soy una mujer de retos,  me motivan los retos,  para mí, como para muchas jóvenes,  ser Reina del Carnaval es un sueño.  Amo a mi ciudad, sus raíces, sus tradiciones y creo que soy una digna representante de la máxima fiesta”.

 A escasos días de la gran final del certamen -24 de enero-  Marcela asiste a clases de dicción, pasarela y se prepara emocionalmente pues considera importante demostrar  mucho temple y seguridad en todos los actos de la vida y ambos, serán vitales para obtener un buen resultado la noche de la elección de reinas.

 En medio del estrés de la campaña y sus ocupaciones laborales, familiares y personales,  Marcela se siente contenta y decidida a prepararse en todos los sentidos para dar lo mejor de sí en el escenario.

 “Este concurso me va a dejar un crecimiento personal muy amplio, me siento ganadora simplemente por participar.  Solo son dos coronas y creo es mayor la probabilidad de perder porque somos nueve candidatas, pero soy una mujer con madurez suficiente para aceptar el resultado final,  al margen de ganar o perder, una eventual derrota me serviría para darme cuenta en qué me equivoqué, cuáles fueron mis fallas y trabajaría para superarlas y  crecer como ser humano”.

 Animada con su primera participación en este tipo de concursos,  Marcela  aprovecha la oportunidad para invitar a todas las jóvenes mazatlecas a vivir esta experiencia porque es algo que les ayudará a crecer como personas.

 A los mazatlecos los invita a participar en las actividades de la máxima fiesta  y a convertirse en promotores de esta tradición, una fiesta que, asegura,  engrandece a la ciudad y se convierte cada año, en una oportunidad de fomentar la unidad familiar,  la convivencia social, el respeto y  permite mostrar el lado cálido y amable de los mazatlecos.