LOS MEXICANOS LEEN 2.94 LIBROS AL AÑO

0
29
clublectura.jpg

Elio Edgardo Millán Valdez.

El hábito de la lectura en México no avanza: en el 2006, según CONACULTA, los mexicanos leían en promedio 2.6 libros al año. Esta la cifra llegó a 2.94 en el 2014, Según la Encuesta Nacional de Lectura (ENL), presentada el martes en la primera edición de Expo Pública, feria de libros y revistas en el World Trade Center de esta capital.

Además la encuesta Indica que en México ya es menos de la mitad de la población mayor de 12 años la que lee libros, comparada con cifras del 2006. José Ángel Quintanilla D’Acosta, presidente del Consejo Directivo de la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura, calificó de alarmante y preocupante la carencia del hábito de la lectura.

Indicó que “se trata de una situación alarmante porque quisiéramos un país en el que todos tuviéramos un hábito lector desarrollado, porque quien tiene ese hábito, por lo general tiene desarrolladas normalmente otras actitudes y capacidades que vienen junto con la lectura: entender mejor, argumentar, analizar, criticar y eso es algo que en el país necesitamos en estos años difíciles.

En el estudio “Hábitos de Lectura”, elaborado por la OCDE y la UNESCO, México se posicionó en el puesto 107 de 108 países, con aproximadamente dos libros anuales por persona. El 40% de los mexicanos jamás ha pisado una librería, el 13% nunca ha leído un libro y el 70% de los mexicanos lee lo mismo que antes o menos, según cifras de la Encuesta Nacional de Lectura del CONACULTA.

Enseguida se enlistan los habitantes de los países que más leen, no precisamente para que nos de envidia, sino preocupación: La India 10.7 horas a la semana; Tailandia, 9.4 horas; China 8; Filipinas, 7.6; Egipto, 7.5; República Checa, 7.4; Rusia, 7.1; Suecia, 6.9; Francia, 6.9; Hungría, 6.8; Arabia Saudita, 6.8; Polonia, 6.5; Venezuela, 6.4; Sudáfrica, 6.3; Australia, 6.3; Indonesia, 6; Argentina 5.9; Turquía, 5.9; España, 5.8; Canadá 5.8.

Lo curioso es que campañas van y campañas vienen con el propósito de elevar la cantidad y la calidad de los que leen los mexicanos. Y sabe qué, que de todos modos no leemos. Quizá había que preguntarles a los candidatos a Diputados Federales si leen y si lo hacen qué nos digan los tres libros que han marcado su vida, como ocurrió un triste día en la Feria Internacional de Guadalajara. Digo.