LOS EVANGÉLICOS EN AMÉRICA LATINA

0
37

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ
Los evangélicos cada día que pasa tienen mayor fuerza política en América Latina. Este poder se reflejado en la última elección de Costa Rica, donde el predicador evangélico Fabricio Alvarado disputó la segunda vuelta con una postura conservadora, opuesta al matrimonio igualitario, la fecundación in vitro o el aborto, y si bien perdió frente Carlos Alvarado, por 61% a 33%. Pero el hecho de que el evangélico combinara religión y política y llegara tan lejos en la carrera presidencial de un país como Costa Rica sorprendió a muchos.

En nuestra región ya había un presidente evangélico, el guatemalteco Jimmy Morales; pero líderes evangelistas buscan los mismo en Venezuela, Colombia, donde apoyaron a Duque, actual presidente; en Brasil, donde apoyaron al actual presidente Bolsonaro, mientras que en México un partido de base evangélica apoyó al candidato que era puntero en las encuestas en el 2018: Andrés Manuel López Obrador.
LOS EVANGÉLICOS Y LA IGLESIA CATÓLICA.
Si bien en nuestra región, en donde ahora proviene por primera vez un Papa, aún tiene predominio católico: 59%, según una encuesta de la organización Latinobarómetro en 18 países. Pero esa mayoría ha disminuido en forma significativa desde el 80% registrado en 1996, mientras 19% de los latinoamericanos se definen como evangélicos.
En algunos países centroamericanos, como Honduras o Guatemala, el fenómeno se acentúa y los evangélicos prácticamente igualan o superan en porcentaje a los católicos. En muchas partes de la región, la Iglesia católica pierde poder y aumenta el poder de los evangelistas. No sé si el poder político directo, pero sí el poder de influencia en la sociedad, como explica a la BBC Mundo, Marta Lagos, directora de Latinobarómetro. En ese sentido sí hay una influencia tremenda de la iglesia evangélica, sobre todo en la gente más pobre”,
ORIGEN Y DESTINO DE LOS EVANGÉLICOS.
Los evangélicos en América Latina parecen aprovechar no sólo los espacios que pierde la Iglesia católica, sino también el desencanto de la gente con la política y los gobiernos. Con una fuerte presencia en los barrios populares de la región, las iglesias evangélicas proporcionan asistencia de distinto tipo, desde el cuidado de salud o de los hijos hasta en la búsqueda de trabajo y ofrecen servicios comunitarios, que les concita una adhesión que ningún partido, ninguna ONG, ni otro movimiento es capaz de igualar”, explica Corrales.

Muchas de las iglesias evangélicas protestantes, dentro de las que también están las pentecostales, ofrecen a sus seguidores uno de los bienes escasos y valiosos este mundo donde la incertidumbre es el pan nuestro de cada día: ni más ni menos que certezas. Justamente estamos en una etapa de la historia marcada por la incertidumbre. Los grandes modelos explicativos de la realidad ya no existen o ya no son creíbles en un mundo donde todo lo sólido se desvanece en el aire. Y uno de los campos en los que más se manifiesta la volatilidad es precisamente en el terreno sexual y sus anchurosos alrededores.
Dejaremos una pregunta en el aire: ¿Cómo se acoplarán los sistemas políticos que son laicos por antonomasia, ante irreversible envestida política de los evangélicos?