LÓPEZ BRITO; NO A LAS PROPUESTAS DE PEÑA N.

0
17
FN4A8419-2.JPG

“Tal como están, la fiscal afecta y la petrolera queda a medias”

El senador panista Francisco Salvador López Brito descalifica la reforma fiscal propuesta por el presidente de la República, la considera más bien una miscelánea fiscal que a su juicio, aplicada como se originó, traería grandes perjuicios. También considera insuficiente la propuesta de reforma energética y confía en que su partido saldrá fortalecido de la crisis actual.

En entrevista para Sinaloa enlínea, López Brito desmenuza los aspectos que considera inadecuados de la iniciativa fiscal. Les pega a los que más ganan, reconoce, pero también a los más desprotegidos, al desaparecer el régimen simplificado, acción que de concretarse, dañaría a la producción primaria del país.

Todos nos hemos detenido mucho en las colegiaturas y esos temas, pero el verdadero fondo está en la desaparición del régimen simplificado, insiste. Si la iniciativa quedara aprobada tal como la envió el presidente, el país quedaría colocado en una situación muy delicada, pues tal como llegó, inhibe la inversión, el desarrollo y la generación de empleos.

Aunque prácticamente ya fue aprobada en la Cámara de Diputados, con la oposición de los representantes de Acción Nacional, todavía tendrá que pasar por el Senado, donde tendremos que hacerle una revisión a fondo, advierte en un franco reto equivalente al: “no se ha dicho la últma palabra”.

Tampoco se muestra muy acorde con la propuesta presidencial en materia energética. Arranca el tema sin embargo con una descalificación para la del PRD. Es una propuesta muy mediocre que no cambia nada, si les hacemos caso quedaremos exactamente igual que como estamos ahora, sostiene.

Argumenta que la idea perredista se basa en el mito nacional de que el petróleo es nuestro y que en él está la soberanía. No se puede creer eso cuando más del cincuenta por ciento de lasa gasolinas que consumimos vienen del extranjero y cuando viene del extranjero un cuarenta por ciento del gas que consumimos también, como se ve con el caso del gasoducto de Sinaloa, que va a traer el combustible del extranjero, precisamente.

Admite que por su carrera –es médico- el tema energético no era de su pleno conocimiento, pero por responsabilidad legislativa, y por interés personal, a medida que ha avanzado el debate nos hemos empapado y hemos visto que es un tema principal, en que todos debemos opinar y participar con mucha dedicación.

El Grupo Parlamentario del PAN presentó una iniciativa en la que se habla incluso de concesiones petroleras a extranjeros y empresas privadas nacionales, y López Brito defiende la posición. Estamos convencidos de que esa propuesta es la que necesita el país, dice, y aunque admite que hay algunas coincidencias con la que envió el presidente al Congreso, refiere también importantes diferencias.

La de Peña Nieto es una iniciativa que se queda a medio camino, es excesivamente ligera, considera.

Sin embargo expresa su confianza en que podrán convencer a los legisladores del PRI, al propio presidente, de que adopten el criterio panista en las zonas donde hay diferencias porque insiste, es lo que el país necesita en estos momentos.

La política es de negociación, en el buen sentido del término, de consensos y creo que podremos llegar a esos acuerdos.

En cambio descalifica la coincidencia del PRD con el PRI en la reforma fiscal, Sí fue una componenda de alta escuela, porque ellos al aprobarla recibieron lo que llamaron el fondo de capitalidad de siete mil millones de pesos para meter al Gobierno del Distrito Federal en el ramo 33, en el que no estaba antes.

Advierte que el Pacto por México está peligrando “porque mientras vemos que los líderes de la oposición están en la mejor de las voluntades y están apostándole al diálogo, el gobierno manda señales del viejo autoritarismo, de las viejas prácticas priístas de querer meter cosas que no van, porque en esta reforma, que no le podemos llamar reforma fiscal, la mayor parte de los recursos que busca van vía déficit y eso nos lleva a los años 80, 90, cuando por endeudamiento metieron al país en un grave problema económico en que incurrieron Echeverría, López Portillo, Carlos Salinas y hasta Ernesto Zedillo.

De la situación interna de Acción Nacional estima que su partido saldrá delante de la crisis que ahora enfrenta gracias a las reformas de estatutos, que dan a los militantes una oportunidad buscada desde hace mucho tiempo: la de participar directamente en la elección de sus líderes, pero pide al actual presidente del CEN, Gustavo Madero, que se retire y no compita más. Es un gran político, pero el ejercicio de la dirigencia desgasta, así que debe irse. Yo veo a un (Ernesto) Cordero fresco y a una Josefina fuerte, después de una campaña que a pesar de haber perdido la Presidencia, fue muy exitosa y emocionante.

En el último de los temas, el de la relación panista con el gobernador Mario López Valdez, lamenta que su partido abrió las puertas y no puso condiciones a quien fue su candidato. Sí hubo presencia del PAN en algunas secretarías, en otros puestos de menor importancia, pero la plataforma del PAN nunca fue adaptada, acusa. Por eso considera que debe haber una sana distancia con el gobierno y reconoce que en principio no la hubo, pues se vieron como parte del propio gobierno, para descubrir al final que no.