LO EMOTIVO DE LA GIRA POR ELOTA

0
34
FN4A7539.JPG

Leslie, un pequeño milagro de la política

La Cruz de Elota.-Corrían millones y millones en anuncios de obras y de acciones de gobierno, en compromisos con la población de un municipio al que el gobernador le garantizaba que “no está abandonado”, cuando tras las buenas noticias sobre un edificio para la Universidad o sobre la construcción del gasoducto, aparecieron los detalles humanos. Un niño me pidió apoyo para comprar una bicicleta porque su mamá no puede comprarla, dijo el gobernador.

La gente aplaudió con el detalle humano, pero era apenas un atisbo. Malova pidió luego que se hiciera presente Leslie, una pequeña años atrás le había sido presentada postrada y a quien se comprometió a ayudar para que pudiera caminar.

Entonces apareció Leslie entre el público, avanzando segura, con una visible claudicación hacia la izquierda que nos aseguraron, era nada comparado con el problema que tenía.

No dijo nada. Entre emocionada y asustada llegó hasta el mandatario que estaba más allá de la emoción, casi trabado y anudado al ver cómo la pequeña, en efecto, caminaba sin ayuda de aparatos ortopédicos o de algún otro auxilio.

Junto con el mandatario se vino hacia la salida del evento, esperando el momento de dar las gracias, que aparecieron más a través de los grandes ojos expresivos que de las palabras. Hasta que los separó el gentío que buscaba cercanía para saludar, para pedir, para proponer, para colarse a la camioneta.

La mamá de Leslie fue y la rescató cuando todavía decía adiós con su manita, firme sobre sus piernas, asombrada de cómo se mueve la ventisca de la política, que esta vez la ubicó y la ayudó a salir adelante.