LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DE EVO MORALES.

0
163

Afirma el periodista Sergio Sarmiento: “Lo curioso es que Bolivia ha tenido un buen desempeño económico. Evo Morales asumió el poder el 22 de enero de 2006 cuando el Producto Interno Bruto de Bolivia era de 9 mil 549 millones de dólares (2005), pero en 2018 había aumentado cuatro veces hasta 40 mil 288 millones de dólares (Diario el Zócalo. Sergio Sarmiento (12/11/2019).

Se calcula que el país tendrá un crecimiento de 3.9% en este 2019, el mejor de América Latina. En 2005, 59.6% de la población estaba en situación oficial de pobreza, pero para 2018 la cifra había bajado a 34.6 por ciento. La desigualdad descendió de 58.5 en el índice de Gini en 2005, a 44 en 2017. Es difícil encontrar cifras más positivas en Latinoamérica (ID). Las cifras fueron expedidas cifras por el Banco Mundial, a ellas agregaremos las del Banco Central de Bolivia, la Unesco y el Índice de Transparencia Internacional.

OTROS DATOS POSITIVOS DE LA GESTIÓN DE EVO.

Durante los 14 años que gobernó Evo Morales, estas son algunas de las variaciones en la economía, la educación, la salud, y otros rubros.
2005                              2018
Tasa de Desempleo    3.256 por ciento de la PEA                     3.266 por                                                          (Población Económica Activa)                     ciento de la PEA

Inflación anual                          4.91%                                         1.51%

Esperanza de vida                     65.3 años                                   70.9 años

PIB a precios actuales       9,549 mil millones de dólares     40,288 mil millones de dólares

Corrupción Calificación       de 2.5, donde cero es Muy Corrupto      Calificación de 2.9                                                y 10 es Limpio (Lugar 117 de 180)                                                                                                                                            (Lugar 132 de 180)
Índice de Desarrollo Humano Lugar 115 con calificación de 0.692* Lugar 118 con                                                                                                                calificación de 0.693*

Source: Banco Mundial, Banco Central de Bolivia, UNESCO, Índice de Transparencia Internacional*

LO MALO Y LO FEO DE LA POLÍTICA DE EVO.

El día de las elecciones el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió por sorpresa el conteo rápido con el 83% escrutado y con una tendencia que apuntaba a que iba a haber segunda vuelta entre el mandatario boliviano y el candidato opositor, Carlos Mesa. Al día siguiente, ese conteo rápido, denominado Transmisión Rápida de Resultados Preliminares (TREP), se reactivó con un 95% de avance y con Morales ganando en primera vuelta por un estrecho margen. Las sospechas que habían suscitado los extraños movimientos del TSE llevaron a la oposición a clamar un “fraude descarado”.

Incluso las misiones de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea pidieron que hubiera segunda vuelta. Pero Morales insistió en que él había ganado las elecciones y, en respuesta a las manifestaciones de la oposición, llamó a sus seguidores a “defender la democracia” en las calles y frenar un “golpe de Estado”. En pleno escrutinio el mismo día de la votación y con la oposición ya hablando de fraude, la propia misión de observadores de la OEA apuntó a la interrupción del conteo, como una de las “sustanciales deficiencias” que minaban la “necesaria credibilidad y transparencia”.

LA AUDITORÍA QUE LA OPOSICIÓN NO QUERÍA.

Tras las peligrosas movilizaciones a favor y en contra, el mismo Evo aceptó que se hiciera esa auditoría. El gobierno le pidió a la OEA una auditoría para despejar cualquier duda. Y hay que recordar que el candidato opositor, Carlos Mesa, quien denunciaba “fraude descarado”, rechazó en todo momento las condiciones en las que el organismo iba a revisar el escrutinio.La auditoría resultó devastadora para el gobierno. La OEA determinó que era estadísticamente improbable que Morales hubiese ganado por el margen de 10% que necesitaba para evitar una segunda ronda electoral.

La OEA aseguró también que encontró actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas. En el informe de 13 páginas señala que en muchos casos no se respetó la cadena de custodia de las actas y que hubo manipulación de datos.Morales respondió este domingo con una declaración ante la prensa en la que, sin mencionar a la OEA y sin señalar la fecha, llamó a nuevas elecciones. Pero unas horas después, y con la presión de las Fuerzas Armadas en su contra, decidió dimitir.

SONABAN LOS TAMBORES/ SONABAN LAS TROMPETAS…..

Al posicionamiento de los militares a favor de la renuncia del presidente hay que sumar que desde el viernes pasado, cuando estaban a punto de cumplirse tres semanas de violencia en las calles, comenzó a extenderse por el país un “motín policial” y por supuesto las movilizaciones ciudadanas habían subido de intensidad. La oposición a Morales apostó desde el primer momento a la movilización callejera para forzar al presidente a irse de la presidencia tras conocerse los resultados de la auditoría. .

Vale decir de pasada que Morales gobierna Bolivia desde el 22 de enero de 2006. La Constitución boliviana dispone que solo dos mandatos presidenciales continuos son permitidos, pero Morales ya iba por el tercero. El 20 de octubre, el presidente buscaba asegurarse un cuarto mandato que le habría permitido gobernar hasta 2025. Para lograr estos fines, el presidente tuvo que cobijarse en fallos del Tribunal Constitucional para habilitarse como candidato. Y es que el 21 de febrero de 2016, más de la mitad del país votó en contra de una posible nueva reelección del dirigente cocalero.

A pesar de los resultados de este referendum, el Tribunal Constitucional y el reconocimiento del Tribunal Supremo Electoral, Morales logró ser candidato una vez más. Las oposición acusó a ambas entidades de ser funcionales al gobierno. Lo que no muchos vaticinaban era un desenlace como el que ahora Bolivia entera presencia con la caída de Morales.

Bienvenido a México Evo Morales, seguramente el PRI le enseñará algunos trucos electorales para que, si se le presentará una nueva oportunidad, no vuelva hacer el ridículo que nos hizo reír y llorar.