“Las Changueras”, una tradición

0
46
FN4A7174.JPG

No venden camarón de granja, para que no se enferme la gente

Tienen unas tres décadas en el mismo sitio, por la Aquiles Serdán, y aunque en un principio su estadía molestaba a los vecinos y transeúntes por los olores que despedía su producto- mariscos-, las “changueras” son hoy por hoy, una de las tradiciones culinarias de este puerto, que lo mismo visitan los de la colonia Juárez o de El Cid, y extranjeros de diferentes países.

Ese es su status.

Actualmente dicen que están bien reguladas, que no tienen problemas con inspectores de Salud, de Oficialía mayor y mucho menos con los de Pesca y no porque estén “amañados”, no, sencillamente porque ahora sí, todo el camarón que venden es facturado, nada de expender cosas que pudieran entrar de manera ilícita, como ocurría al inicio de su trabajo en esa esquina, cuando ofertaban precisamente el camarón “changueado”- de ahí su nombre-, ilegal pues.

María d ela Paz Maldonado, oriunda de Escuinapa es una de ellas; atiende sonriente y amable al posible cliente y es que así considera que puede hacear una mejor venta.

Tiene casi el mismo tiempo que las puesteras vendiendo. Primero camarón y después otros productos marinos, como pulpo, marlin, callo de hacha, siempre y cuadno sea temporada.

Y hay algo que nos llamó la atención.

No comercializan camarón de granja. ¿La razón? Por el virus que afecta al producto y dice que “no queremos que la gente se enferme”.

Considera también que los precios establecidos actualmente con el crustáceo de bahía y esteros es normal; los mismo se consigue un kilo en 70 pesos- que es el más barato- hasta 140 o 170 pesos, “según su tamaño”.

¡Ah! Y son kilos de mil gramos “si no me cree, usted mismo verifíquelo”, nos dice.

La gente que llega a comprar mariscos nos comentan que lo hacen porque aquí lo encuentran más barato, más nuevo y sobre todo, con un mejor sabor que en otros lados, donde en ocasiones lo tienen que comprar ya congelado. Aseguran que encuentran mejores precios que en el mercado y algunas grandes tiendas de autoservicio donde lo cotizan al doble de lo que cuesta con las “changueras”.