La Selección Mexicana Levanta Pasiones…También el Trabajo Legislativo

0
15
10387120_717561371634545_5239744709566931881_o.jpg

*Opiniones sobre la fiebre futbolera

*Comentan políticos y un diputado

El futbol es pasión, distracción, diversión, juegue México o no, pero el trabajo legislativo es un compromiso, una responsabilidad seria y también la labor parlamentaria apasiona, coinciden con diferencia de matices políticos y funcionarios sobre la fiebre futbolera y de que también late su corazoncito por echarle porras a México.

La líder estatal del PRI, Martha Tamayo afirma que el mundial de futbol es un acontecimiento que rebasa fronteras, ocupaciones y todas las cuestiones; ayer, a la hora del partido de México, veíamos las calles casi vacías y vemos entonces que el futbol importa a la gente de todos los segmentos y no veo a los político por qué no, pero de ahí a que se distraigan los legisladores es difícil porque la política también apasiona y más el trabajo legislativo y parlamentario.

A pesar de que los políticos no tenemos mucha estima, hay políticos muy profesionales y la mayoría de los legisladores lo son, porque saben que en sus manos está el destino de mucha gente a través de la aprobación de las iniciativas de ley, sobre todo las que tienen que ver con programas sociales, asevera la ex senadora del tricolor.

Mientras, el diputado local del PAN, Martín Pérez, dijo que la responsabilidad de los legisladores se debe de cumplir con independencia de la afición; por ejemplo, a mí me gusta ver el futbol cuando juega la selección mexicana, pero si en ese momento tengo que estar en la tribuna o en los deberes de diputado, pues ni modo, ya veré la repetición del partido.

El panista dijo que el mundial no debe ser un distractor para los políticos, puedes seguirlo por las redes u otras formas del Internet, pero tu deber tiene que estar por encima de algunas cosas.

Por su lado, el Oficial Mayor del Ayuntamiento, Salvador Reynosa Garzón, opina que le encanta el futbol, es apasionado, pero no sería justo dejar una sesión de la Cámara de Diputados o no asistir a una reunión de trabajo parlamentario por estar viendo un partido de futbol, así sea el de México, porque lo otro es un compromiso

serio, profundo, de responsabilidad, y en este caso un partido es una especie de fiesta, incluso hasta relajación.