La Obra de Teatro, “La Dama de Negro” en el Angela Peralta

0
41
FN4A8747.jpg

*Odiseo Bichir y Rafael Perrín

*Brincaras de terror en la butaca

Con 20 años ininterrumpidos, la puesta en escena “La Dama de Negro”, sale de nuevo fuera de la ciudad de México y se presenta mañana viernes 26 de septiembre, en el Teatro Angela Peralta, en dos funciones, con los actores Odiseo Bichir y Rafael Perrín, quien también es director de esta comedia de terror, llegada hace muchos años a México desde Londres, Inglaterra. Esta mañana, ofrecieron conferencia de prensa el propio Bichir y Perrín, acompañados del productor de la obra, Antonio Calvo, y el director del Instituto de Cultura de Mazatlán, Raúl Rico, y es que la presentación de esta comedia de “terror” entra dentro del Festival Internacional de Teatro, Escena Mazatlán 14, y es una obra original de Susan Hill, con adaptación de Stephen Malatratt.

En la rueda de prensa, Bichir hizo, sin querer, un repaso del teatro en México y recordó, con Perrín y Calvo, la puesta en escena por 20 años “La Dama de Negro”, empezando con Germán Robles (el primer vampiro de México), después muchos más como Dupeyron, Colombo, Rafael Sánchez Navarro y Damián Bichir. ‘La dama de negro” es teatro dentro del teatro. Parte de la trama es que Arthur Kipps ha vivido aterrado a partir de una experiencia con fantasmas que enfrentó en su juventud. Las terribles cosas que le han sucedido deben de ser contadas ante un público que estará conformado por sus familiares y amigos. Decide escribir el relato y buscar la ayuda de un escéptico director de escena, John Morris, para que le oriente hacia la adecuada interpretación de su texto, dándose cita en un viejo y abandonado teatro. La historia va adquiriendo un tono más fuerte conforme se acerca al final, logrando que cada persona, desde su butaca, se paralice al imaginar un particular fenómeno de terror. A final de cuentas el público es quien descubre que la anécdota de “La Dama de Negro” es algo que va más allá de una ficción teatral.

Véala, se va espantar, se le van helar las venas, pero también se va a reír; muy recomendable.