La mejor cara por Mazatlán

0
28
FN4A6465.JPG

Ante la llegada de los cruceros turísticos

Ante el regreso de los cruceros turísticos, luego de una deserción de dos años, Mazatlán se alista para recibirlos de nuevo, “Y tenemos que dar la mejor imagen que tenemos”, según destacó el Secretario de Turismo, Francisco Cordova Celaya.

Nos preparamos para recibir al turismo naviero, y tenemos que capacitar; arreglar bien las instalaciones, darle una manita de gato al puerto, a los puestos que atendían a los cruceros, los servicios que se ofrecían; los tours operadores tienen que ponerse de acuerdo con cruceristas: Hay mucho por hacer, tenemos que ofrecer la mejor cara de la ciudad y no podemos esperarnos hasta el 15 para las 12, cuando restan seis semanas para que comiencen su arribo, agregó.

También comentó que si alguien de los que ofrecen servicios a turistas ocupa apoyos para el arreglo de algún puesto, negocio o lo que sea, que se acercan, por que es poco lo que queda y hay que apurarse acercándose a la Secretaría.

El entusiasmo de Cordova Celaya es elocuente cuando sostiene que el primer barco que regrese representará una gran celebración, “ya nos confirmaron su visita algunas autoridades federales, así como el Gobernador del Estado, Mario López Valdez, les daremos una bienvenida positiva, para demostrar que nos encontramos bien, que aquí no hay problemas”.

También informó que ya se reunió con tours operadores y que pronto tendremos noticias de la llegada de otras líneas navieras.

Entre los trabajos que hay que realizar para mostrar esa mejor cara a la que hace referencia, lleva implícita la limpieza de fachadas; tapar espacio que dan mala vista, sobre todo con los inmuebles que dan mala imagen y que son emblemáticos.

Por otro lado y con referencia a los estragos que causó Manuel en Sinaloa, el funcionario estatal destacó que “Nada le pasó a Mazatlán, la gente que piensa en venir a vacacionar que lo haga; nada le pasó a los pueblos mágicos, pueden disfrutar los fines de semana, están listos para recibirlos, que no se detengan por miedo a que algo les haya pasado.