LA FORTALEZA DEL POLÍTICO ES CONTAR CON UNA FAMILIA SÓLIDA: SILVIA TREVIÑO, DIPUTADA LOCAL.

0
24
FN4A7999.JPG

Desde muy joven, en sus tiempos de estudiante en su natal Monterrey; Silvia Treviño Salinas ha luchado por brillar con luz propia. Como hija de un médico y político priista, aprendió que las ausencias se compensan con las presencias intensas aunque sean por tiempos breves; y es en este tipo de tiempos y espacios en que se debe de dar lo mejor de sí en beneficio de los seres queridos. “Las ausencias de mi padre por cuestiones de trabajo eran compensadas por mi madre quien nos enseñó a disfrutarlo cuantas veces lo teníamos con nosotros; y así lo he aplicado con mi familia actual”, comenta.

La legisladora local, es esposa del presidente municipal electo, Carlos Eduardo Felton González; de quien, dice, siempre ha sabido estar con su familia aún en los tiempos más absorbentes de su vida política. Hoy la tecnología permite esas facilidades, confiesa. Sin embargo siempre hemos sido una familia solida, a pesar de que ha habido ocasiones en que mis hijos no veían al padre pero cuando se ven se dan tiempo de calidad; porque todo depende de cómo los preparas y los vas cuidando; enfatiza.

Comenta que los hijos sienten una profunda admiración por su esposo; quien ha sido diputado local y federal, servidor público en varias etapas de su vida y niveles de gobierno; y de quien afirma será un excelente abuelo, alcahuete y consentidor. Respecto de su propia experiencia en el ámbito político, la legisladora local; con estudios en comunicación; considera su experiencia muy enriquecedora porque el oficio político requiere de una gran sensibilidad.

Yo he tenido la fortuna de ser asesora en una diputación local y federal y he aprendido que aún y cuando existen los intereses de grupos en las discusiones se necesita anteponer el respeto hacia el otro, buscar los puntos de acuerdo y de equilibrio y esa es la experiencia que he adquirido, confiesa. La también presidenta de la Comisión de Turismo del Congreso de Sinaloa confiesa que el trabajo legislativo es bastante, le cuesta por ser ella una persona muy ejecutiva; pero el oficio político es un arte, lo reconozco, indica.

Treviño Salinas comparte que se está preparando para las nuevas responsabilidades que habrá de afrontar el año entrante y confía en la voluntad que muchas personas tienen por aportar algo de ellos mismos en beneficio de los demás. “Yo confío mucho en la persona”, concluyó.