La Devaluación del Peso Impacta en Más Pobreza

0
24
11823990_567069113431842_1309997349_n.jpg

*Gobierno apuntala el peso

*México no aguantará mucho

El Gobierno Federal, a través del Banco de México, defiende al peso para que no se devalúe más frente al dólar y por eso la subasta de la divisa norteamericana para evitar que se mueva hacia arriba y cada día cueste más, pero esto sin duda nos trae consecuencias negativas y algunas positivas, dijo el maestro en Economía, Juan Manuel Mendoza, investigador de la UAS.

Precisó que una devaluación impacta en el poder adquisitivo de los mexicanos, más aún por la vecindad con los Estados Unidos de Norteamérica que dependemos de muchos de sus productos; impacta también en la canasta básica y en que haya más pobreza en el país.

En su cubículo de las oficinas de Posgrados, el economista con estudios en Texas, indicó que al devaluarse la moneda mexicana, lo positivo es que nuestras mercancías son más baratas y con un dólar se puede comprar más tomates, más camarones y el turismo se puede dinamizar.

Por cuanto a lo negativo, si mucha deuda está en dólares, entonces hoy estamos debiendo más en términos de pesos. En tanto, a muchos particulares le subirán las hipotecas, las tarjetas de crédito, o el consumo de muchos productos subirá porque se adquiere en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos de Norteamérica. En otras palabras, por un lado se gana, pero por otro se pierde.

El uaseño precisó que el gobierno federal no está contento con lo que sucede entre el peso y el dólar, porque se invierten recursos de las reservas nacionales que podrían ir a rubros más positivos de nuestra economía o a programas sociales. Todos quisiéramos una paridad menor o tener un mejor equilibrio y no una situación tan volátil que nos pueda llevar a otro tipo de problemas, como sucede en Europa con Grecia.

El economista Mendoza reitera que a México le convendría una paridad de 13:50 y hasta 14 dólares; estamos vendiendo más en el extranjero, pero es la misma cantidad de dólares que entra al país, enfatizó.

Indicó que México no puede aguantar mucho en este esquema de subastar dólares, porque las reservas de dinero se terminan, aunque ello obligaría a “soltar

el mercado y lo que las leyes determinen hacia arriba o hacia abajo sobre la divisa norteamericana”.