LA CRONICA DEL DIA

0
49
FN4A4938.JPG

ENTRE LODOS, PORRAS Y BOLO.

Aplausos que revitalizan. – Un cura que demuestra en los hechos que los asuntos político terrenales también son asuntos de Dios. Alfredo Ramirez. Atareados, decenas de trabajadores buscaban afanosamente desparramar tierra seca en el área que llevaba, desde el fin de pavimento de la calle 21 de Marzo al lugar donde tuvieron la ocurrencia de poner la carpa para la ceremonia de banderazo de inicio de obras de pavimentación; ahí en el corazón de la comunidad de Villa Unión, la tierra del Cuchupetas y de Manuel Soler; al inicio del camino que conduce a la comunidad más alejada de esta municipio en la parte sur: La Amapa. La llovizna persistente desde tempranas horas de la madrugada había convertido la zona en un muladar.

Había que actuar pronto, ya se conocen los gustos y humores de algunos servidores públicos por la perfección. Faltaban cuarenta minutos para el inicio del evento y el movimiento de trabajadores era incesante; ahí estaba personal del Ayuntamiento personal y el propio secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, José Luis Sevilla; sin temor al lodo y a las manchas de fango en el pantalón; todos bajo la atenta mirada de decenas de vecinos que habían llegado en bicicleta o a pie, incluso una señora en silla de ruedas, empujada por su hija; a ver el espectáculo y disfrutar de la música de tambora. En estas comunidades, por muy cercanas que estén a la panacea que supuestamente será la Mazatlán-Durango; no todos los días se disfruta de este tipo de actos, donde acuden políticos de todos los signos y credos.

Temprano también llega la guapa subsecretaria de Promoción Turística, Celia Jauregui, a la moda vestida y con impresionante zapatillas que chapalean entre el lodo. Un grupo de chiquillos corre sin temor y con alegría entre el lodo que poco a poco tratan de hacer quedar sepulto; están esperando a los personajes del momento; mientras que un Coordinador de Giras gesticula grandilocuente que ya “despegó el helicóptero, tenme todo listooo y espérame”. Los minutos pasan y la tambora sigue a todo lo que da, mientras que un agente de tránsito, literalmente se encabrona cuando una señora le reclama del porque no colocaron unos letreros que anunciaran que no habría paso: “!para que fregados cree que estamos aquí”, dice el neurótico. Ante la llegada de los artistas principales de la obra; se enciende la parafernalia de cámaras, flashes y micrófonos.

Mario López Valdez se deja querer por la pandilla de doce chiquillos que acude a abrazarlo, a que les tomen una foto y a que les regale “bolo”, como si fuera el padrino de un bautizo largamente anunciado; y como no!, si el banderazo del primer tramo de pavimentación de Villa Unión a La Amapa es un reclamo largamente esperado, al grado de que el camaleónico legislador lo reconoce. López Valdez da la orden para que uno de sus auxiliares retire a los jóvenes y de un bolso, de esos mariconeros de cuero, saque un puñado de monedas y las lance al aire. Luego el gobernador se funde en un estrecho abrazo con Manuel Soler, otrora amo del pueblo y actual síndico de Villa Unión.

En los quince minutos que transcurren desde la llegada al lugar hasta el templete de la ceremonia, entre ese baño de lodo y pueblo; los abrazos, besos y arrumacos; cubiertos todos por una larga lluvia de flashes, nos obliga a recordar un reclamo añoso del presidente municipal: “para que toman tantas fotos si con batallas sacan una”. Ya en el presídium, el Gober continua con el concierto de saludos y abrazos y besos efusivos, lo mismo al síndico procurador Carlos Angulo que a la regidora y luego de nueva cuentas a don Manuel Soler.

En la presentación, la nutrida salva de aplausos revitaliza el ánimo y hasta el estado físico del alcalde Alejandro Higuera Osuna; le pinta una sonrisa en el rostro que ya no habría de perder en todo el evento. En los alrededores de la carpa, ahora ya atestada y con la presencia de decenas de jóvenes recién invitados de la escuela preparatoria de la UAS; vemos a un sacerdote ampliamente conocida entre la grey del poder; el Padre Concho, quien nos demuestra que los asuntos políticos y terrenos también son asuntos de Dios. Por su parte, doña Susana Jorge Torres, presidente del comité de pavimentación de Villa Unión-La Amapa; en su mensaje de agradecimiento, resume todo: “Gracias por su visita, por estar con nosotros señor Gobernador, muchas gracias por traernos obras que dan prosperidad y una mejor expectativa de vida”.