JULIAN LEBARON: DESPERTANDO CONCIENCIAS TRAS EL INFORTUNIO.

0
72
JULIAN LEBARON (1).JPG

– Que se entienda que el ciudadano en México es el patrón.

– Podemos ignorar la realidad, pero esta va a empeorar.

– Los líderes políticos nos han vendido la idea de que ellos son los gobernantes.

Enfático en sus palabras, convencido de sus dichos y victima de la violencia que ha formado una inconformidad generalizada que le ha permitido ver en todas las ciudades que ha visitado una realidad estúpida, como el mismo dice, Javier Lebaron, activista chihuahuense; se ha decidido a despertar conciencias.

Dice que con quienes ha platicado, en su largo periplo, no ha encontrado uno sólo que este de acuerdo con seguir pagando con el producto de su esfuerzo a quienes tanto le han fallado; sin embargo, reconoce que la gente teme despertar y tomar las riendas de su destino, y muchos prefieren seguir en la dictadura donde existen personas que cobran por hacer un trabajo –los políticos- en los que nadie esta de acuerdo.

Por eso llama a los ciudadanos a crear conciencia y levantarse de manera pacífica para cambiar el estado de cosas que tanto a lacerado a la sociedad; por que la solución, enfatiza, está en las manos de los ciudadanos. “Yo me di cuenta cuando asesinaron al comandante de la policía de mi comunidad, que nos defendía, nadie fue a su funeral, nadie protestó, nadie dijo nada. Después secuestraron a mi hermano y nosotros empezamos a protestar.

Hicimos un movimiento antisecuestros en Chihuahua encabezado por mi hermano Benjamín, quien fue asesinado, precisamente por unir a la gente; entonces pude ver, siendo yo padre de familia, constructor y persona que dedicaba me dedicaba a mi vida privada que como ciudadano soy responsable de todo lo que pasa en el país”, narra.

Y es que todos somos responsables, agrega, podemos encendernos en nuestra casa, pretender que si nos quedamos callados y no hacemos algo, tal vez no nos toque, pero eventualmente si nos toca. Lebaron, creyente mormón, señala que es necesario aplicar el “principio compasivo” en la sociedad y el “principio de empatía” con el prójimo y mucho mas que todo, añade, para mí fue encabronarme con el asunto, pues para actuar es necesario que a uno le indigne y le de coraje lo que está sucediendo.

“Acaban de asesinar a una señora en Zacatecas que estaba buscando a su hija y como una sociedad, como es que nosotros podemos evadir esa responsabilidad, pues entre mas pretendamos los ciudadanos que no somos responsables de eso, mas le estamos dando nuestra potencia y nuestro poder a unos asesinos y delincuentes que actúan por dentro y por fuera de las instituciones” Esta convencido de que vivimos en una dictadura donde se imponen las cosas que la gente no quiere, por ello es que el Congreso Nacional Ciudadano, una organización sin chequera que no tiene jerarquías invita a todos los líderes que tengan la mística de que el ciudadano en México es el patrón.

Los líderes políticos nos han vendido la idea de que ellos son gobernantes y nosotros gobernados cuando esas palabra ni existen en la Constitución, al cual señala que nosotros somos los mandante.

Se indigna por hecho de que la Constitución, que tanta sangre costó a los mexicanos, sea deshonrada por el propio pueblo que soporta líderes políticos que no tienen empacho, por ejemplo, en sacar prestamos en nuestro nombre embarcando a los mexicanos que ni siquiera han nacido, bajo el pretexto de haber sido electos “quien sabe por quien” porque el voto es secreto y muchas veces sobornando con el mismo dinero de los pueblos para que la gente participe, aprovechándose de que tenemos tanta pobreza repitiendo así, enfatiza un circulo de estúpidos que nosotros mismos hemos permitido.

La verdad es que no podemos ignorar nuestra realidad, si la ignoramos las consecuencias van a empeorar, sentencia. En el marco de la gira que realizan por toda la República, promoviendo el Congreso Nacional Ciudadano, apela a las conciencias de los sinaloenses para que no busquen hueso ni participar en la política, sino en organizar a los ciudadanos desde principios voluntarios, buscando solucionar los problemas y arreglar las cosas, sin andar apelando al ejercito, las policías o los políticos.