Julían Herbert presenta su libro “Canción de Tumba”

0
35
IMG_5828.jpg

Tras dos años de insistencia, por fin se cumplió la llegada de Julián Herbert  al puerto, escritor exitoso que ha sido merecedor de grandes reconocimientos tales como: Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen (2003), Presea Manuel Acuña (2004), Premio Nacional de Cuento Juan José Arreola (2006), entre otros.

Sentado en un sillón que simula la sala de un hogar, y con una copa de vino tinto se deja ver este grande artista quien llega a Casa Hass para dar a conocer su libro “Canción de Tumba”.

Con un lleno total y un público sumamente interesado, el autor quien declara ponerse un poco nervioso cada vez que tiene que hablar frente a un público, empieza por platicar un poco de él, contándole a los asistentes que sus inicios como artista fueron en la música, pues era integrante de una banda de Rock llamada “Los Tigres de Borges” y fue vocalista de “Madrastras”. Comenta que fue la música quien lo llevo, de cierta manera, a interesarse un poco más por la literatura y la escritura.

Ya un poco más adentrado, dice que el vivir en tantos lugares y conocer dos idiomas (español e inglés) sirvió para culturizar su lenguaje, este personaje se considera muy creyente de las tradiciones y la cultura popular.

“Me cuesta trabajo hablar de este libro (Canción de tumba) pues soy muy sentimental” expresó el autor al hablar sobre su obra. Una vez dicho eso, contó paso a paso cada una de sus vivencias al escribir esta obra de arte.

En el 2008  tiene la idea de escribir una novela que hable de dolor, de enfermedad y de mal, pues estos temas le parecían atractivos, pero debido a que le resultaba difícil escribirla decidió pausarla. Fue hasta que su madre enfermó de leucemia cuando Julián tuvo la oportunidad de transcribir su experiencia y convertirla en una novela.

Enchinándole la piel a la audiencia, conversa que fue en el cuarto de un hospital donde saca  su ordenador y empieza a desahogar su alma, escribiendo todo lo que sentía en ese momento al ver a su madre moribunda.

Al darse cuenta de lo que había escrito, decidió redactarla como novela, agregándole un poco de ficción a su realidad. “Este es un libro con libertad, es doloroso en lo personal y gustoso como escritor” dijo.

Manifiesta que un momento muy importante en la creación de la novela fue el escribir el final, pues no sabía si terminar todo con algo feliz, aun sabiendo que si lo hacía de esa manera, hubiera sido como si la historia no existiera pues eso no fue lo que verdaderamente pasó, o con la realidad, la muerte de madre.

“De cierta manera busco reírme de mi mismo, y de mi madre”, comentó Herbert con una sonrisa en la cara al hablar de lo que buscaba con este libro.

Por último interactuó con el público y aclaró dudas que fueron cuestionadas por estos mismo, agradeciendo también por haber asistido y por leer sus obras.