INUNDACIONES EN MAZATLÁN: UNA IRRESPONSABILIDAD HISTÓRICA.

0
56

INUNDACIONES EN MAZATLÁN: UNA IRRESPONSABILIDAD HISTÓRICA. – Mazatlán necesita una intervención quirúrgica: Morales Acosta. – Científicamente se puede planear y programar el desarrollo urbano: Aviña del Águila. – Mazatlán, campo fértil para una tragedia. Por su condición geográfica Mazatlán está expuesta a muchas situaciones y las inundaciones han sido producto de una serie de irresponsabilidades históricas. Las recientes lluvias ocasionadas por el paso del huracán Manuel son un llamado de atención, coincidieron en señalar los especialistas ingeniero Mario Morales Acosta y el arquitecto Jorge Aviña del Águila; integrantes de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Señalaron que si bien en el pasado no se planeó el desarrollo de la ciudad y se permitieron asentamientos en lugares inadecuados, ahora existen investigaciones universitarias, que no han sido aprovechadas por las autoridades, y que demuestran que científicamente se puede planear y programar el desarrollo urbano ya que el desarrollo urbano no es de ocurrencias. Al ser cuestionados en torno a sí la sociedad mazatleca esta capacitada para responder a un fenómeno como el ocurrido en 1975 con el paso del huracán Olivia; Jorge Aviña estimo que si se puede evacuar en tiempo a las personas porque en la actualidad existe un banco de datos sobre los fenómenos meteorológicos y se cuenta con días para prevenir y una certeza absoluta que antes no se podía tener. “En esta ocasión la trayectoria de Manuel nos decía que iba hacia Baja California pero la ola de baja presión lo desvió y lo volvió errático; cuando nos pegó el Olivia se enfrento a un frente climático diferente y se curvó casi 90 grados. Cabo Corrientes ayuda mucho a desviarlos hacia afuera y por arriba de las Islas Marias para que aterricen en la zona de Cabo San Lucas que es una trayectoria natural”, señaló. Por su parte Morales Acosta recordó que en el caso de Manuel si bien es cierto que la trayectoria fue erratica la tecnología ayudo para darle seguimiento, cosa que no ocurrió con el huracán Ismael, ya que cuando Protección Civil estaba reunida, el ciclón ya había pasado por Mazatlán. “Hoy si se puede –darles seguimiento y evacuar en tiempo y forma- pero las autoridades deben de estar coordinadas para sus trabajos. SE PAGAN consecuencias. En Mazatlán se hizo una ciudad contra todos los regimenes naturales, ya que era un sistema lagunar total, y hoy estamos pagando las consecuencias dijo Aviña del Aguila al explicar que el agua tiene solamente tres posibilidades de control como son el conducirla, permitir que se evapore o escurra. Dijo que en el año de 1968, en el mes de septiembre, hubo muchisimas lluvias sin problemas en el çestero del Infiernillo porque no estaba la avenida Insurgentes y el arroyo de los Jabalies desembocaba en un amplia area que ahora esta ocupada por tiendas y rellenos. Incluso ya estaba en los setentas la colonia Lopez Mateos y nunca se había inundado. Luego en los setentas a pesar de que solamente existía la colonia 12 de Mayo hubo una serie de aguaceros en la cuenca de Miravalles lo que produjo una fuerte avenida del arroyo combinada con una marea alta del mes de septiembre que hizo que el agua corriera ochenta centimetros por encima del puente Juarez y el espejo de agua se veía de la colonia Obrera hasta donde se encuentra la Capilla de Guadalupe. Afortunadamente no existían colonias en los alrededores del estero del Infiernillo; sin embargo en la actualidad serían otras las condiciones, máxime que la avenida Juan Pablo Segundo, que es extraordinaria como vialidad, se ha convertido en un dique para las zonas colindantes a la colonia Juárez. Aviña del Águila señalo que la topografia de un lugar tiene mucho que ver por lo que al hacer un asentamiento requieres de una investigación completa sobretodo en los ordenes hidrológicos. INTERVENCIÓN. Mario Morales Acosta, ex director de la Facultad de Ingenieria y Arquitectura de la UAS además de ex director de Planeación y Desarrollo Urbano del Ayuntamiento; recordó que historicamente Mazatlán se vio en condiciones muy dificiles para urbanizar, traer el agua potable y la construcción del drenaje sin embargo la presión de la llegada de los españoles a la sierra para la explotación de la mineria requería de un punto de salida. Manifestó que aún en las condiciones en que se desarrollo nuestra ciudad con sus sistemas lagunarios si es prosible hacer asentamientos siempre y cuando esten proyectados con la teoria de la planeación. “No tenemos que inventar absolutamente nada, ahí tenemos el caso de Holanda”. Consideró que Mazatlán es campo fertil para una tragedia como ahora lo estuvo Culiacán y recordó que ahora se han rellenado los cuerpos de agua y se han rellenado los escurriemientos naturales que tenían los vasos hacia el arroyo de los Jabalíes o estero del Infiernillo. “Debemos reconocer que hay un problema social siempre por la falta de vivienda pero no podemos como autoridad permitir esos asentamientos porque la naturaleza es muy sabia y nos lo va a cobrar tarde que temprano”, advirtió. Estimo que Mazatlán ha corrido con suerte ya que desde 1975 no ha pegado un ciclón a pesar de que se considera a nuestro puerto como parte de la zona más ciclonica del mundo y finalizó expresando que Mazatlán necesita una intervención quirúrgica.