INICIA EL GOBERNADOR NEGOCIACIONES CON EL GOBIERNO FEDERAL PARA EL TEMA DE VÍCAM

0
29
MALOVA CON GOBERNADORES YAQUIS SEL.JPG

* Este lunes y martes se reunirá con los titulares de Segob y Conagua, para tratar de encontrar soluciones a las demandas de los pueblos yaquis.

El gobernador del estado, Mario López Valdez, acompañado por autoridades tradicionales de la tribu Yaqui y representantes del Movimiento Ciudadano por el Agua, iniciará este lunes y martes las negociaciones ante el gobierno federal, para tratar de encontrar soluciones al conflicto por el agua que se vive en el vecino estado de Sonora.

El mandatario sinaloense, quien será acompañado por el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, dijo que como representante de Sinaloa en su calidad de tercero afectado, el propósito es encontrar soluciones a este problema, y parar así las acciones que durante poco más de siete meses han realizado los pueblos yaquis en demanda de que se suspenda la operación del acueducto Independencia.

A la reunión, que tentativamente se llevará a cabo el martes con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con el director de la Conagua, David Korenfeld Federman y con el director de Semarnat, Juan José Guerra Abud, también irán representes de organismos productivos y de los usuarios del Distrito de Riego del río Yaqui

Ante el riesgo de que se afectara la exportación de legumbres sinaloenses hacia los Estados Unidos, el mandatario de Sinaloa explicó que se dio a la tarea de buscar los consensos que permitan una solución definitiva al conflicto por el agua que se vive en el estado de Sonora, y por ello se ofreció como intermediario, a petición de los productores sinaloenses, con el aval de las autoridades federales y del propio estado vecino.

Agregó que durante este tiempo, el bloqueo a la carretera Internacional, a la altura del pueblo de Vícam, ha puesto en un predicamento el tránsito de personas y mercancías diversas en ambos sentidos de la carretera federal México 15, debido a los bloqueos intermitentes que realizan los habitantes de los siete pueblos yaquis, que se dicen afectados por el trasvase de agua de la presa El Novillo, hacia la ciudad de Hermosillo, en Sonora.

Después de intensas negociaciones, en las que las autoridades de los pueblos tradicionales yaquis aceptaron la mediación del gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, ante el gobierno federal, para buscar soluciones a este conflicto, los manifestantes aceptaron, en diciembre pasado, reducir de 14 a sólo 4 horas los bloqueos a la carretera, a la altura de Vícam: dos horas durante la mañana y dos horas por la tarde.

Cabe recordar que las manifestaciones iniciaron aproximadamente en mayo del año pasado, en rechazo a la operación del acueducto Independencia, mediante el cual se trasvasa agua de la presa El Novillo a la ciudad de Hermosillo, capital del estado de Sonora.

El conflicto actual surgió en el año 2010, cuando los usuarios de la cuenca baja del río Yaqui manifestaron su total desacuerdo al envío de agua hacia la capital sonorense, porque consideran que esta acción pone en riesgo el futuro de su población.

 Las autoridades tradicionales de los ocho pueblos tradicionales (Vicam, Potam, Belem, Bacum, Torim, Loma de Guamúchil, Cócorit y Loma de Bacum), nombraron al gobernador de Sinaloa como su interlocutor ante las instancias federales involucradas con este tema, como son: Conagua, Gobernación y la Semarnat.

Por ello, después del período vacacional decembrino, y una vez que las dependencias reanudaron labores, este lunes el gobernador Mario López Valdez se reunirá con el director general de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld Federman, ante quien abordará el conflicto del agua en Sonora.

Asimismo, el martes, sostendrá una reunión con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien ya conoce el problema, y con quien trazará una solución negociada al conflicto, puesto que las afectaciones al intercambio de mercancías y el tránsito de personas han sido cuantiosas, no sólo en tiempos, sino en pérdidas económicos, por las demoras que registran los envíos de productos perecederos hacia el mercado estadounidense.