Incidentes Afectan a las Bandas y Grupos, Reconocen Hermanos Romero

0
31
ROMERO.jpg

*A la gente le gusta el narcocorrido

*Lo prohibido es lo que buscan

Los accidentes e incidentes en torno a las bandas y los grupos de música, como el sucedido con Gerardo Ortiz el sábado en Culiacán que no lo dejaron tocar y la tragedia en Ecatepec, estado de México, con la Arrolladora Banda si afecta a todos de alguna u otra manera, aunque nosotros como Espectacular Banda Hermanos Romero no le estamos entrando a los corridos, dijo Gregorio Romero, uno de los cuatro hermanos que, junto con otros 11 jóvenes, integran el grupo de 16 famosos artistas.

En la entrevista, Gregorio Romero dice que no hay algo por escrito, en un reglamento o ley, que prohíba tocar tal cual corrido, sino que es a capricho o criterio de la autoridad. Sin duda, que algunos corridos destinados a los narcotraficantes gustan, “calientan” y llaman la atención.

Sobre la Arrolladora, indicó que los problemas son colaterales, como sucedió en esos hechos en Ecatepec, pero aun así la crítica puede decir que “fue en un evento de esa Arrolladora, aunque probablemente haya sido un asunto de seguridad o de protección civil”.

Es curioso que aquí en Sinaloa, en Culiacán, censuren a Gerardo Ortiz y una de sus canciones “Dámaso”, que habla del narcotráfico, hasta compitió por un Grammy en los Estados Unidos de Norteamérica.

Dijo que en el caso de los Hermanos Romero cuando acuden a fiestas privadas y les piden canciones de corridos o narcorridos, “pues tratamos de interpretarlas lo mejor que se puede, porque se trata de complacer al quien nos paga. Nosotros, hace tiempo estamos dedicados a la música calmadita, romántica, cumbia chusca, y si a veces lo pensamos para grabar música alterada”.

Gregorio dice que los corridos de los Hermanos Romero han sido un poco más “lights” y que nunca les han frenado una gira de trabajo por algunos estados de la República y tampoco les han parado un evento. En muchos estados del país ya los conocen y nunca nos han negado un permiso.

Hizo un llamado a las bandas a tocar “música más light”, aunque reconoció que lo “prohibido es lo que más busca la gente”.