Hay tiraderos clandestinos de heces fecales en varios puntos de la ciudad

0
49
25217092 (2).jpg

*Ecología impondrá multas

*Los que hacen esto, pueden ir a parar a la cárcel

 Amén de la vigilancia que se mantiene en el parque industrial Alfredo B. Bonfil por parte del departamento de Ecología Municipal, ante la llegada de barcos que arriban para vaciar sus bodegas y desechos del primer viaje de capturas; para los funcionarios del municipio la intranquilidad la ocasionan los tiraderos clandestinos que se dan en la zona y en otras partes de la ciudad.

José Ramón Gómez Mendoza, titular de la dependencia, dijo que se están implementando operativos en conjunto con elementos de la Secretaria de Seguridad Pública, para imponer sanciones a quienes se sorprendan en flagrancia tirando basura.

“Para efectos de detener a todo vehículo que vaya a hacer las descargas en estos lugares y que obviamente no cuentan con la autorización de la autoridad federal, que es quien controla todo este tipo de residuos que crean un olor desagradable en lugares públicos”.

Comentó que aparte del escombro que se tira en zonas de lotes baldíos, se ha descubierto que algunas empresas que rentan baños portátiles, vierten las aguas crudas en el estero o en algunos terrenos bajo el consentimiento de los dueños, sin tomar en cuenta el foco de contaminación que crean con eso.

“En el caso de los poporooms tan conocidos que son baños portátiles que traen residuos fecales y demás, son los que están ocasionando este problema”, indicó.

Comentó que por fortuna ya se tienen detectadas a las empresas que están incurriendo en ello, y ya se va a iniciar con los procedimientos para aplicar la multa correspondiente y lo más importante, la clausura del lugar.

El titular de ecología del Ayuntamiento, dijo que en el caso de los dueños de terrenos que permiten la descarga de aguas sin tratar en sus solares, serán igualmente multados, debido al foco de contaminación que están permitiendo, caso específico dijo se tiene detectado un terreno en la zona de Valle Dorado del que ya se están tomando cartas en el asunto.