Fue un Carnaval de “Caballos de Acero”, Encabezado por Malova

0
31
IMG_8727-3.jpg

*Miles de personas a lo largo del Malecón

*Una fiesta de adrenalina, novedad y turismo

Desde las cinco hasta las siete de la tarde, pareció interminable el desfile de motocicletas por el Malecón y Paseo Olas Altas; fueron miles, mismos que encabezó, otra vez, el gobernador Mario López Valdez, en su customizado –personalizado- “caballo de acero”.

Desde del mediodía las máquinas rugían a toda su potencia por ese histórico bulevar; fue un “carnaval” de unidades en dos, tres y hasta cuatro ruedas, tripuladas por “jinetes” y que concitó, también como si fuera carnaval, a miles de personas, familias completas al paso de los potentes motores que alcanzan hasta las mil 200 revoluciones o cilindrada.

El alcalde Carlos Felton, a unos pocos metros del mandatario, también tripuló una “spider” negra, tal vez la misma que llevó el gobernador al paseo al Puente Baluarte el día anterior. Sylvia Treviño, la esposa de Felton, iba atrás, también sintiendo la adrenalina de correr en una motocicleta. Iban tranquilos, contentos los esposos Felton.

Al mandatario López Valdez se le vio cansado, más tenso, sudoroso, de nuevo con traje negro y paliacate en la cabeza, ahora sin casco, saludando como los “afros” en los Estados Unidos de Norteamérica como haciendo cuernos con la mano derecha.

Le seguían guardias, también en motocicletas y personal de protección civil y emergencias.

Y luego, todos los demás. Un eterno desfile de unidades motorizadas; hombres jóvenes, mujeres solas manejando esos “animales” de metal que llegan a pesar desde 200 kilos hasta 300. La descubierta del desfile fueron los patrocinadores, con sus bellas edecanes y sus shorcitos “cacheteros”, enseñando un poco más.

También muchas parejas jóvenes y más de algunas de gente madura, uno que otro con tatuajes, principalmente los estadunidenses y canadienses.

Fue una fiesta de todos colores, estilos, estatus y niveles económicos. La edición 19 de la Semana de la Moto los junto a todos, aquí, en pleno Malecón como una gran familia, unida por la aventura, conocer cosas y personas nuevas, diversión, turismo y deporte.

Mazatlán es eso y más. Cupieron todos en ese histórico Malecón que, muchos, dieron numerosas vueltas con lo que el desfile pareció no acabar sino hasta después de las 8 de la noche; aun así los reportes es que entrada la noche, había grupos y pequeñas caravanas que seguían “maleconeando”.

Esta noche, la clausura y el cierre fuerte con la música del TRI.