Estuvieron a punto de desbordarse los arroyos

0
47
la foto 1.JPG

*Las principales avenidas estuvieron anegadas                   (Fotos:  Maria Deavaki, Alma Natalia)

Los arroyos de Jabalines y Santas Rosa alcanzaron ayer altos niveles en sus cauces, amenazando con desbordarse, lo que por fortuna no ocurrió debido a que la intensa lluvia cesó casi de golpe a las diez de la mañana.

Protección Civil y la Secretaría de Seguridad Pública Municipal armaron operativos de vigilancia y supervisión, a fin de estar en condiciones de responder, en caso de que las colonias bajas empezaran a ser víctimas de inundaciones.

Decenas de colonias ubicadas a lo largo del paso del arroyo de Jabalines fueron consideradas en estado de alerta por Protección Civil, que tenía todo listo para alertar a los vecinos.

En el centro de la ciudad las calles del casco tradicional se vieron anegados como ocurre  tradicionalmente, mientras que en el llamado Corredor Turístico buscaban el auxilio de la autoridad precisamente para que les ayudaran  enfrentar la creciente del agua, que amenazaba con rebasar sus puertas.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional este sistema de lluvias ha sido uno de los más intensos de la temporada, aunque por fortuna terminó un poco antes de que alcanzara a generar problemas de inundaciones.

Por la mañana la lluvia generó grandes conflictos viales en las principales arterias, donde muchos de los semáforos quedaron sin dar servicio o lo hicieron deficientemente, mientras la gente buscaba a los agentes de tránsito.

Las avenidas de siempre presentaron encharcamientos que rebasaban las banquetas e impedían la circulación de vehículos, sobre todo casos como la Marina, a la altura de la Rafael Buelna, la Insurgentes a la altura de la Laguna del Camarón, que se volvió a salir, varios tramos de la Oscar Pérez Escoboza y las zonas aledañas a los puentes del Venadillo y de la avenida Munich.