ESTANCADAS EL 95 POR CIENTO DE LAS EMPRESAS PESQUERAS: HUMBERTO BECERRA.

0
45
IMG_0107_0.jpg

–          Se necesita ser competitivo para incursionar en otras pesquerías como la escama.

–          El tema esta prostituido por asuntos electorales y de falta de orden.

Para incursionar en otras pesquerías, como la de escama o calamar, se requiere ser competitivos y el precio del combustible es el principal problema que no permite incursionar en otras actividades de pesca alterna, señaló el dirigente de Canainpesca, Humberto Becerra Batista.

Comentó que prácticamente todos los países del mundo, incluso aquellos que exigen que no se permitan subsidios como Estados Unidos y China, se otorgan apoyos; sin embargo, lo más urgente es ordenar el tema de la pesca y para ello se requiere de “enamorar” y convencer desde el Presidente hasta los diputados y enseñarles cómo funciona la pesca.

“Increíblemente, también aquí en Mazatlán hay mucha gente que no sabe como opera este negocio que tiene tantos inconvenientes. El primero es que ir de pesca es salir de cacería porque no tienes la garantía de que vayas a encontrar los cardúmenes que te puedan hacer rentable el viaje ya que la inversión por barco es mucha y estamos hablando de que debes meterle entre 600 y 700 mil pesos, para ver si puedes traer para pagar eso y si te queda para acondicionar tu barco, arreglarlo, pintarlo y subirlo al astillero y cumplir con todas tus obligaciones”.

Becerra Batista aseveró que el noventa y cinco por ciento de las empresas están estancadas y a esto se suma que muchos no entienden que se ´puede acabar la actividad de la pesca si no entran a un esquema de respeto al medio ambiente, al que hay gente que se resiste.

Indicó que por parte del gobierno federal se están tomando medidas muy fuertes en materia sanitaria y ambiental lo que obliga  a meterse de lleno a este tema.

En otro orden de ideas, sentenció que el tema de la pesca se ha prostituido, incluso por cuestiones electorales.

“El desorden trae una historia, se generó cuando las cooperativas ribereñas, tienen un permiso, operación y concesión y con eso podían meter el numero que quisieran de embarcaciones menores; ellos no pescaban en altamar, el recurso les ajustaba para sus bahías, cuando se desordeno y vieron que era un negocio y que todo mundo entran a  podía pescar pues se fueron a altamar”.

Es cuestión de orden y aplicación de la ley, voluntad y recursos económicos para tener infraestructura.