Espectacular desfile de carnaval

0
61
FN4A4603.jpg

En punto de las 16:30 horas, la Avenida del mar se convirtió una pasarela colosal para dar bienvenida a la imaginación de miles de mazatlecos que durante meses han trabajado en el desfile de carros alegóricos del Carnaval Internacional Mazatlán 2014.

Desde 1962, las familias mazatlecas de todas las clases sociales se congregan a orillas del malecón para reír, aplaudir, jugar, comer, beber y asombrarse con la creatividad que músicos, bailarines, diseñadores y equipo técnico realizan y este año no fue la excepción.

Bajo el concepto de Litoralia: La piel de mar, el Instituto de Cultura de Mazatlán, organizador de la máxima fiesta porteña, conjuró las esencias festivas de cuatro de los más importantes carnavales en el orbe: Brasil, Venecia, Nueva Orleans y Cuba, para hermanarlos con el sabor de la banda y la brisa del Océano Pacífico.

En los desfiles participaron alrededor de 2 mil personas: 300 a bordo de los carros alegóricos y el resto avanzó a pie, distribuidos en las bandas musicales, comparsas y como auxiliares de la comitiva carnavalera o personal de seguridad.

La alta afluencia de espectadores que se volcaron sobre el paseo costero no impidió que el desfile de carros alegóricos comenzara puntual, a las 17:30 horas. Una hora antes salió la avanzada comercial.

Este año, la construcción de las carrozas estuvo a cargo de un equipo múltiple: La familia del Dr. Rigoberto Lewis diseñó dos, bajo las indicaciones que dejó plasmadas el que fuera decano de los artista alegóricos; el del Mtro. Jorge González Neri realizó 18 carros y una carroza; Francisco Igartúa creó otra de las carrozas reales; Monofaber una empresa de nivel nacional, construyó 4 carros tradicionales y 4 alegorías especiales, mientras que Graciano Grande Hermosillo y Ana Becerra participaron con una creación cada uno.

Por su parte, los carros iluminados que tanta admiración despiertan corrieron a cargo de Jorge Osuna, Henry Wilson y Rafael Mitchell Cruz, que realizaron los 6 y

la empresa Luces Feliz construyó 7 carros eléctricos vestidos con iluminación “led”.

Con la avanzada comercial que inició a las 16:30 horas, el público caldeó sus ánimos observando a atractivas señoritas y jóvenes; también degustaron botanas y adquirieron toda clase de artículos. Una hora después, los cohetes surcaron el cielo para avisar que el gran festejo había iniciado.

Brasil, máximo ícono de las fiestas carnestolendas fue el primer tema del desfile, y como uno de los grandes atractivos, el carro número uno transportaba en su cima a la cantante pop Belinda, que entusiasmada saludaba a los porteños mientras ellos coreaban su nombre.

SGM, Lorena I, desfiló acompañada por sus princesas Siu Ying, Daniela y Harriet, en una carroza alusiva al Carnaval de Río, bajo el diseño de “Rigo” Lewis, que por primera vez en casi 60 años no estuvo presente de forma física, pero sí a través de un monumental muñeco realizado por el maestro Jorge González Nery, y sobre todo, por una comitiva en la que iba su familia y equipo de trabajo, sin lugar a dudas, un momento que marcó este Carnaval.

Tras la huella carioca, llegó el turno del encanto de Venecia, una serie de carros alegóricos y comparsas que llenaron de fantasía y misterio la tarde porteña.

Junto a las ruidosas y alegres comparsas, Venecia albergó la gracia de Marcela I, Reina de los Juegos Florales, que iba montada sobre una alegoría que fusionaba lo más representativo de la famosa ciudad italiana, en compañía de sus princesas Pamela e Ingrid.

Este año, entre cada uno de los carros, estuvieron presentes un total de 23 comparsas carnavaleras de Mazatlán, Sinaloa y también de diferentes partes de la República Mexicana.

Después de Venecia llegó el turno de dos fiestas con la sangre caliente por la fuerza sus raíces africanas: Nueva Orleans y Cuba, el primero una fusión de Europa y América, uno de los momentos más creativos del desfile con sus caimanes, flores, pantanos y el ritmo de jazz que dio pasó la belleza infantil de Ivanna Romero, Reina de la Poesía Infantil, y de Zuszet Guevara, Reina Infantil del Carnaval de Mazatlán 2014.

En la última parte llegó el turno de la tierra de Celia Cruz y el Che Guevara, cuba, con su salsa que albergó el calor y simpatía del Rey de la alegría, Adolfo Blanco “El Artista” y de su alegre corte.

Cabe señalar que cada uno de los cortejos estuvo acompañado por las reinas y reyes que celebraron 25 y 50 años de haber sido los máximos representantes de la fiestas del puerto: en el cortejo de la Reina del Carnaval (Brasil), estuvo Lupita V, Reina del Carnaval 1964; Rosario Simancas, Reina de los Juegos Florales de 1989, estuvo la sección de SGI Marcela (Venecia) I ;Elba María Alcalá, Reina Infantil de 1989, estuvo en el cortejo de Zuszet I (Nueva Orleans) y Ramón Loaiza, Rey de la alegría de 1989, estuvo junto a Adolfo Blanco “El Artista” (Cuba).