ESCULQUE EN EL CECJUDE

0
42
Cecjude-mazatlán.jpg

Más de quinientos policías revisaron hasta el último rincón; con respaldo de elementos del Ejército y la Marina

Más de quinientos elementos de las diversas corporaciones policíacas de la entidad realizaron ayer un esculque intensivo en las instalaciones del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito. Aunque la tarea terminó anoche mismo, cerca de la medianoche, será hasta el transcurso del día de hoy que se den a conocer los resultados.

El esculque estuvo supervisado y coordinado por elementos de la tercera Región Militar y de la Marina Armada de México, quienes respaldaron las acciones de los policías con un fuerte operativo orientado a disuadir cualquier intento de rebelión de los internos.

El comandante de la Policía Ministerial del Estado, Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, dijo que todo se hizo de sorpresa para evitar filtraciones que preparasen a los prisioneros. De lo que se trata es de limpiar absolutamente todo el pena, retirando cualquier objeto de tenencia prohibida que pudiera encontrarse en el interior, dijo.

Aunque principalmente se buscaban armas y droga, también se llevaban instrucciones de retirar televisores, vinos y licores, y cualquiera otro producto que altere los reglamentos internos o que pudiera convertirse en elemento perturbador del orden,

Junto con los policías y los militares acudieron agentes del Ministerio Público del Fuero Común y del Federal, quienes levantaron actas de las actuaciones, así como de los detalles de cada objeto que fue decomisado, e incluso de condiciones particulares del interior del penal en las que se pudiese estar danto alguna irregularidad.

Al momento de retirarse los integrantes del enorme operativo, que incluyó a Policías Preventivos Municipales, Policías Ministeriales, y de la Estatal Acreditable, no se había producido ningún incidente grave.

A pesar de las precauciones, el tamaño del operativo motivó que mucha gente se diera cuenta de lo que estaba pasando, de manera que los representantes de los medios acudieron inmediatamente, pero también abogados y familiares que temían que hubiese algún problema en el interior del penal, y trataban de informarse acerca de los suyos.

Entre las especulaciones generadas se aseveraba que el esculque es resultado o continuación del megaoperativo de Culiacán, pero Aguilar Íñiguez desechó el tema señalando que se trata de una acción de rutina, que si bien por su naturaleza no tiene plazos ni fechas precisas, es parte de las tareas “naturales” de vigilancia en los penales de la entidad.