ESCASEAN LAS RISAS: LOS PLANTELES DEL CENTRO DE LA CIUDAD SE VAN QUEDANDO SOLOS.

0
31
IMG_2312.jpg

– Escasean los niños, abundan los abuelos.

– Por ser escuelas antiguas se cree que no hay calidad ni condiciones dignas, coinciden. Atienden a muchos niños en situación especial.

– En la Teniente Azueta ¡Solo 50 alumnos! Una decena de planteles escolares, poco a poco, en los últimos años se han ido quedando solos.

Las risas de niñas y niños ya no son la algarabía de antes. Hay varias escuelas de calidad, algunas de tiempo completo pero, por estar en edificios añosos, muchos creen que no tienen las condiciones necesarias para brindar una educación en condiciones de seguridad y con calidad. La Benito Juárez, Teniente Azueta y Agustina Ramírez son de las más antiguas en la zona del Centro; pero también existen la Morelos, Ángel Flores o Ancla y Lázaro Cárdenas, entre otras menos.

El profesor Héctor Manuel Ruelas Rosales, director de la escuela Agustina Ramírez ubicada en al calle Belisario Domínguez expresa que las familias jóvenes se han ido a vivir a fraccionamientos de las orillas de la ciudad o de la periferia y en el Centro solamente quedan los abuelos o papás, sin embargo ocurre un fenómeno interesante en el sentido de que dichos padres jóvenes que se han ido a vivir en la periferia traen a sus hijos a estudiar al plantel, quizá por tradición. “De eso está nutrida la escuela”. Empero, lamenta que solamente se cuente con 162 alumnos cuando el plantel tiene una capacidad instalada para 400 alumnos en un plantel que si bien inicio en la calle 5 de Mayo, en su domicilio actual tiene sesenta años funcionando.

En la escuela Teniente Azueta, ubicada por la calle Vicente Guerrero, en un edificio añoso que fue propiedad privada hasta hace pocos años en que lo adquirió la Sepyc, a pesar de sus amplias instalaciones donde se cuenta con aula de medios, biblioteca amplia y clases alternativas los niños juegan en un patio donde se enseñorean par de arboles antiguos y un pino. Solamente cincuenta niños son los que reciben clases en grupos bigrados no explica su directora Raquel Leticia Acosta Arechiga. “Aquí en la zona solo viven abuelos y muchos papás creen que por ser escuelas antiguas no están en buenas condiciones o con buenas instalaciones, cuando aquí gracias al esfuerzo de todos se han dignificado como lo pueden apreciar”, dijo. Con sus 50 alumnos, los profesores dan clases en tres grupos: en uno se amalgaman los niños de primer y segundo grado; de tercero y cuarto en otro y, de quinto y sexto en otro. Tenemos instalaciones para tener doce grupos de sesenta alumnos porque las aulas son grandes, como se acostumbraba antes; ojala y le gente que los vea y escuche se dé una vuelta; clama.

En los amplios patios se encuentra un asta bandera dedicada a la profesora Matilde Ibarra con fecha 8 de mayo de 1966 y a la entrada una placa de abril 21 de 1964 en honor al L Aniversario de la Defensa de Veracruz colocada por la asociación de la Heroica Escuela Naval Militar Brigada Mazatlán. Por su parte, en la escuela Benito Juárez, ubicada a un costado de la iglesia de San José, se vive otro ambiente. A pesar de ser un edificio pequeño, construido en 1951, durante el gobierno de Miguel Alemán bajo el nombre de Edificio Gabriel Ramos Millán, años después albergo a la Benito Juárez, que originalmente se encontraba en la calle Niños Héroes y al trasladarse conservó el nombre debido a que el registro ante la SEP así estaba. Actualmente su población ha crecido después de muchos años al pasar de 140 a 180, por lo que han debido de “partir” el recreo en dos turnos: de 10:00 a 10:30 para los alumnos de 1º a tercer grado, y de 10:30 a 11:00 horas para los de cuarto a sexto a efecto de que no se le lesiones al jugar por la falta de espacio.

Es una escuela de Tiempo Completo, donde los niños tiene que sacar al mediodía sillas y mesas para poder ingerir sus alimentos nos explica su directora Martha Guadalupe Moraila Esquerra “Esta es una escuela de concentración que ha crecido porque tenemos niños con necesidades educativas especiales que no aceptan en otros planteles. Tenemos una Unidad de Apoyo Sicopedagógico y por eso muchos papás de otras colonias los traen aquí” El plantel que cuenta con 62 años se ha transformado solamente gracias al apoyo de los padres de familia y una muestra de ello es que después de las lluvias de septiembre del año pasado fueron los padres los que colaboraron ara la reparación e impermeabilización a efecto de que no se llovieran las aulas.

Indicó que el pasado miércoles les llego un recurso del Gobierno Federal, donde utilizará setenta mil pesos para construir el comedor de los niños y ya no tengan que sacar sillas y mesas de los salones y ahora puedan estar más cómodos. Los 20 mil pesos adicionales serán para reparaciones del plantel, aunque ahora están juntando fondos mediante la acumulación de envases de plástico. Cabe precisar que en este plantel de Tiempo Completo a los educandos se les da clase de inglés, talleres de arte y el más exitoso que es el taller de Teatro. Salen a las cuatro de la tarde y comen en el plantel a las 12:30 horas. Una muestra de que la integración de los niños con capacidades especiales es plena se refleja en el hecho de que un niño autista forma parte de la escolta escolar y cuatro sordomudos “cantan” el Himno Nacional Mexicano en lenguaje de señas.