EN LA GRILLA

0
55
FN4A7423-2.JPG

*Las alzas del predial y el salario mínimo

*Gil Díaz dio conferencia para los Rotarios

*Lanza EBM primeros tarrayazos electorales

FRANCISCO CHIQUETE

Que el congreso del Estado haya determinado un aumento del cuatro por ciento al impuesto predial para el 2014, parece cosa mínima. Cuatro pesos más por cada cien, no serían gravosos, estimaron los diputados.

Sin embargo, para información de nuestros iluminados legisladores, el gobierno federal determinó que el aumento al salario mínimo general fuese del 3.9 por ciento, con la aseveración de que ese porcentaje está un poco arriba de la expectativa inflacionaria del año próximo.

Se supone que la ley establece que las alzas al agua potable y al predial no deberá superar los índices inflacionarios, pero al Congreso no le importó esa disposición, y como ya dijo un connotado cuanto fugaz hacedor de legislaciones: “las leyes se hicieron para romperse”.

Los señores diputados deben estarse sintiendo felices de su actuación, pero eso es sólo porque no han recordado un pequeño detalle: el resto de la gente no gana, ni por asomo, lo que ellos ganan. Es más: hay cientos de miles de sinaloenses que no ganan en un año lo que ellos obtienen en un solo mes de fragorosas tareas legislativas.

El predial es el ingreso directo más importante de que disponen los ayuntamientos, de modo que es importante que se fortalezca, pero de nada servirá un porcentaje alto o relativamente alto, sui los ciudadanos no tienen capacidad adquisitiva.

Pero además hay que considerar que con frecuencia el predial se dispara porque los señores de catastro hacen actualizaciones que disparan los cobros, e modo que personas que no tienen nada qué ver con un supermercado o tienda departamental que se abrió por sus rumbos, terminan siendo requeridos por el doble y hasta el triple del impuesto predial que normalmente pagaban. No faltan casos como los del año pasado, cuando la actualización se hizo en base a las imágenes situadas por medio e satélite, que son una verdadera maravilla, pero no son muy confiables a la hora de determinar si el rectángulo que aparece ahora es de concreto o de lona. Como siempre se deciede a favor del gobierno, se cobra como si la finca hubiese tenido una modificación y no como si se hubiese colgado un pedazo de trapo para escapar del rigor del sol.

UNA RECUPERACIÓN DEL

PODER ADQUISITIVO

El gobierno federal, como les comentábamos, dio a conocer los nuevos salarios mínimos. A partir del año próximo, los trabajadores ganarán sesenta y tres pesos con setenta y siete centavos diarios, si están en la zona geográfica B, que es el caso de Sinaloa. Los más “privilegiados”, los que viven en la zona A, ganarán la estratosférica cantidad de sesenta y siete pesos con veintinueve centavos.

Aunque usted no lo crea, el secretario de Trabajo Alfonso Navarrete Prida dijo muy orondo que “en términos reales hay una pequeña recuperación del poder adquisitivo”. ¿Sabrá el señor secretario cuáles son los reales términos reales de la economía? ¿Sabrá este hombre cuánto cuesta dar de comer a una familia y tratar de sacar el resto de los gastos para sobrevivir al menos? Hasta Ernesto Cordero llegó a arrepentirse, aunque no lo haya reconocido públicamente, de su barbaridad de que las familias mexicanas compran carro, pagan hipoteca y mandan a sus hijos a escuelas privadas con seis mil pesos mensuales. Y eso que seis mil pesos mensuales significan doscientos pesos diarios de ingreso, es decir, poco más de tres veces los 63.77 que ganarán los trabajadores mexicanos de la Zona B.

Por supuesto que siempre les queda la repetida excusa de que “ya nadie gana el salario mínimo, es sólo una referencia de carácter económico”, pero la verdad es que muchas de las empresas que están viniendo a nuestras ciudades a establecerse con inversiones multimillonarias y auxilios fiscales espectaculares, tienen sus nóminas plagadas e gente de salario mínimo, y en ocasiones de cinco o seis pesos más.

Se explica uno el tipo de políticas públicas que se manejan en el área laboral, cuando vemos la siguiente declaración hecha a La Jornada: “no va a habrá una recuperación completa del poder adquisitivo del salario mínimo mientras esté vinculado a la inflación y a otras normas”. En tal sentido, dijo que el próximo año se hará una modificación para desvincularlo de fijación de otras referentes como multa, prestaciones y contraprestaciones. Vaya usted a saber qué quiso decir, pero tenga por seguro que tampoco le interesa que le entendamos.

MEGACOMERCIAL DE

FRANCISCO GIL DÍAZ

El exsecretario de Hacienda durante el gobierno de Vicente Fox Quesada, Francisco Gil Díaz, estuvo en Mazatlán en calidad de visita privada, que se aprovechó para dar una conferencia a los rotarios, en la Casa Club de El Cid. Fue en realidad una cortesía a sus muchos amigos rotarios, quienes le correspondieron guardando discreción sobre el evento.

En realidad la conferencia fue un megacomercial sobre las acciones y avances que ha tenido Telefónica México, operadora de Movistar, a la que preside en México. Además de presumir los veinte millones de clientes que maneja, dijo que se han hecho avances gracias a las alianzas de todos los empresario telefónicos que compiten con Telcel o que aspiran a competir.

Pior supuesto, lanzó críticas contra el monopolio que a su juicio representa la empresa de Carlos Slim y dio cifras y datos interesantes sobre la telefonía, las expectativas del negocio de las telecomunicaciones, y la espera de todo el sector, a la creación de las leyes secundarias a la reforma que hizo el Congreso.

Lo malo fue que a la hora en que los socios rotarios le empezaron a preguntar sobre los temas de interés compartido por todos, y en los que el exsecretario sabe en serio, simplemente dijo que no, que no estaba en su ámbito y que prefería no meterse en esos asuntos. La decepción fue mayúscula.

Hubo sin embargo quienes tuvieron el privilegio de escuchar en corto comentarios que resultaron ilustrativos.

La reforma energética, por ejemplo, fue considerada como buena y sus términos incluso superiores a los esperados, más allá de lo que el presidente había propuesto en principio. Eso se logró gracias a la participación y presión del PAN, que logró colar esos avances. El hecho es que los resultados, a su juicio, sí generan confianza en los mercados, de modo que puede esperarse un buen resultado.

En cambio la reforma hacendaria no le resultó tan atractiva, pues él era partidario de ir a fondo y modificar el IVA para hacer una aplicación general, pero no se vieron las condiciones, Quizá debieron haber esperado un año más para planteársela.

UNA COALICIONCITA

POR EL AMOR DE DIOS

El Dirigente estatal del PAN, Edgardo Burgos Marentes, consideró viable una coalición electoral con el Partido Sinaloense, aunque reconoce que todavía es prematuro tocar ese tema.

Desde luego, todavía falta ver, como él mismo dijo, cómo le va al PAN durante el año próximo, cuando renueva su dirigencia y con ello redireccione, si es el caso, sus políticas de alianzas y sopese sus verdadera expectativas, que serán refrendadas o desmentidas en la elección federal del 2015.

De todos modos, Burgos Marentes considera que no está cancelada la posibilidad de una alianza con los partidos de izquierda.

Antenoche, en una entrevista radiofónica con Imelda Castro, la coordinadora de la bancada perredista en  el Congreso del Estado consideró que si bien se trató de alianzas pragmáticas las sostenidas con el PAN en las dos anteriores elecciones locales, se posible que se decida un cambio en esta política. Por lo menos hay mucha gente que está haciendo ese planteamiento.

Y es que el PRD, que según la propia Imelda Castro, esperaba con esas alianzas mejorar su presencia en el Congreso y en los ayuntamientos, no ha visto resultados de ese tipo. Pero encima de todo, en esta fiebre reformista registrada en el ámbito nacional, PAN y PRD han tenido fuertes desencuentros que empezaron con la reforma educativa, continuaron con la reforma hacendaria y se han agravado con la reforma energética. Incluso podría haber un estallamiento si Acción Nacional sigue buscando el modo de adecuar la Ley de Consulta Ciudadana al modelo que más le conviene al PRI, por el mero hecho de evitar que el nuevo instrumento jurídico les meta un sofocón con la reforma energética.

Por lo que hace a la alianza con el PAS, es obvio que si ambos partidos mantuviesen sus respectivas votaciones, una coalición les daría gran ventaja sobre el PRI y los coaligados con los que pueda aparecer (por supuesto, PVEM y PANA). Pero hay que ver si a la hora de designar candidaturas el panismo está dispuestos a soltar algo más que las migajas que en los dos procesos anteriores le dejó al PRD, y sobre todo si estaría dispuesto a albergar las aspiraciones del dirigente pasista, Héctor Melesio Cuen, cuyo corazón late por la gubernatura sinaloense y no se sentirá menos que un Adolfo Rojo Montoya, un Guadalupe Carrizosa Cháidez o algún otro de ese nivel. Incluso, con el vuelo que ha tomado, Cuen parece dispuesto a jugársela contra Heriberto Félix Guerra, quien por lo visto, no estaría dispuesto a aceptar una competencia interna.